Clasicosis

Cine clásico: ‘Irma la Dulce’ Genialidad en estado puro.

-Pero esa es otra historia.

Ficha: Irma la Dulce.

Tras un cambio de última hora, os traigo una de mis comedias favoritas, una película que en las últimas dos semanas, la he visto dos veces y, aún así, no me cansaré jamás de verla. Estamos ante una de esas comedias que no dejan indiferente a nadie, a mí me marco desde la primera vez que la vi, siendo un film al que guardo mucho cariño. Además de estar dirigido por uno de los grandes, el genio de Billy Wilder.

Nestor Patou (Jack Lemmon), agente de policía, tiene una ruta de vigilancia nueva, el barrio parisino de Le Halles, en una calle de este barrio se reúnen las prostitutas. En su primer día realiza un redada y conoce a Irma (Shirley MacLaine), de la que se enamora. Tras ser expulsado de la policía, vuelve a la misma calle, y por ser tan buen ciudadano, acaba peleándose con el chulo de Irma, para al final sin pretenderlo acaba ocupando su lugar. Sin gustarle mucho la idea, acaba aceptando y viviendo a costa de su chica.

Sin duda estamos ante una de las obras cumbres del gran Billy Wilder, que no solo dirigió esta maravillosa obra, también adaptó la historia teatral junto con uno de sus mayores colaboradores, I.A.L Diamond. Con esta dupla escribiendo, no podemos encontrar otra cosa que unos diálogos ingeniosos de unos personajes muy bien elaborados. El film no pierde de vista su mayor objetivo, entretener y hacer reír, sin mantener el ritmo vertiginosos de una screwball comedy, el film es una comedia inteligente que sabe contar una buena historia con una sucesión de momentos divertidos.

Para mí, sin duda el éxito de la comedia, además de su estupendo guión, son los personajes, tan bien interpretados por sus correspondientes actores. Para empezar, está el actor fetiche de Wilder, en una de sus muchas colaboraciones, Jack Lemmon, en un papel que le viene que ni pintado, Nestor Patou es un buen tipo, que no busca problemas pero los encuentra allá donde va y que además se enamora de la mujer que menos le favorece. Además de interpretar a Mr. X, un aristócrata ingles, donde Lemmon nos demuestra el gran actor que es. Yo entiendo que Patou se enamore de Irma, porque Shirley MacLaine está inmensa, además de guapísima con su ropa verde, es uno de los personajes más simpáticos y buenos que recuerdo en el cine.

Pero además de unos protagonistas tan geniales, la película posee uno de los personajes secundarios más surrealistas y divertidos que recuerdo, me refiero de Moustache, interpretado Lou Jacobi. Es un personaje clave para la historia, sin saber bien a ciencia cierta quién es y de donde viene, tiene gran influencia sobre todos los personajes. Dueño del bar Moustache, prefirió dejarse bigote antes de cambiarle el nombre al local, con este pequeño spoiler, creo que queda bien definida la naturaleza del personaje.

Espero que el compañero Javi, me perdone por haber escrito sobre este film, ya que se, que a él le encanta. Es una película que enamora de múltiples formas, puede ser por el guión y su continuo humor inteligente, me refiero a que te hace reír con el dialogo y no cae en chistes fáciles de golpes y caídas, también te puedes enamorar de MacLaine o Irma, eso me paso al instante o también puedes hacerlo de las coloridas representaciones de las calles francesas. Sin duda para mí es una comedia perfecta, así que como dijo Fernando Trueba: “Me gustaría creer en Dios para agradecérselo. Pero sólo creo en Billy Wilder, así que, gracias Mr. Wilder”.