Clasicosis

Cine clásico: ‘Ser o no ser’ Comedia anti nazi.

-¡Heil yo mismo!

Ficha: Ser o no ser.

En la última semana del año, me he propuesto hablar de películas que transmitan alegría, dejando a un lado las películas navideñas, esta vez traigo una comedia, una de mis favoritas. Hace unas semanas os hablé de ‘La octava mujer de barba azul’, que coincide director con esta película, el genial Ernst Lubitsch. Uno de esos directores-guionistas, procedentes de Europa que cambiaron Hollywood, maestro de otros grandes como Billy Wilder o Joseph L. Mankiewicz.

Durante la ocupación alemana en Varsovia, capital de Polonia, el profesor Siletsky (Stanley Ridges), espía al servicio de la Gestapo, llega para ofrecer información sobre la resistencia al ejército alemán. Joseph Tura (Jack Benny), actor polaco famoso por interpretar Hamlet, y su mujer Maria Tura (Carole Lombard), también actriz, intentarán evitar que esto suceda, para ello contaran con la ayuda de todo el personal de la compañía teatral, así arriesgarán su vida para hacerse pasar por altos oficiales nazis e impedir que dicha información caiga en malas manos.

El director de ‘Ninotchka’ o ’El bazar de las sorpresas’, nos regaló en 1942 una de las comedias anti nazis más ácidas, junto con la que proporcionó a la historia el gran Charles Chaplin y su maravillosa, ‘El gran dictador’. Lubitsch nos mostró el poder del pueblo, o mejor dicho, del teatro, frente a la supremacía alemana, con una serie de sketchs, vemos a los protagonistas jugándose la vida, pero de una forma burlona hacía el enemigo que nos arranca una sonrisa, para mí es lo curioso de la película, una historia cómica basada en unos de los períodos más tristes de la historia de la humanidad.

La pareja protagonista es genial, representando a unos actores teatrales muy peculiares. Jack Benny es Joseph Tura, un actor muy conocido en Polonia, y él se cree más estrella de lo que en realidad es, allá donde vaya debe saber si es conocido y su ego puede que le juegue malas pasadas, además está genial interpretando a algunos altos cargos alemanes. Carole Lombard es la estupenda Maria Tura, la mujer que tiene que aguantar al Sr. Tura, y que utiliza todos sus encantos para luchar contra el ejército alemán. Existe química entre estos actores, por sus continuos enfrentamientos, que no son peleas, pero si se pueden tirar los trastos muy elegantemente.

Además, algo que Lubitsch, y también Wilder, hacía era la creación de personajes, por ello no solo los protagonistas son increíbles, hay secundarios de lujo, como Sig Ruman en el papel de Coronel Ehrhardt, el oficial que debe recibir la información sobre la resistencia, hombre que por mucho que lo intenta, no le acaban de salir las cosas bien. También tenemos unos de los personajes más entrañables, el actor Greenberg interpretado por Felix Bressart, un actor secundario, siempre a la sombra de los Tura, que busca un papel principal, ese es su sueño.

Es una obra fundamental para cualquier cinéfilo, una comedia inteligente que sabe como reírse de la guerra, una comedia mordaz de alguna forma antibélica y que debería ser vista alguna vez en la vida, o más bien como hago yo, hay que verla una vez cada año, como mínimo.