Clasicosis

Cine clásico: ‘Me siento rejuvenecer’ y me lo paso como un niño.

-Vaya forma ridícula de empezar el día. Espero que no empeore.

Ficha: Me siento rejuvenecer.

Habría que hacer un recuento, pero creo que el resultado está claro, Cary Grant tiene que ser el nombre que más aparece en Clasicosis, no sé cuantas películas llevamos de él, pero entre que era un as de la comedia y que era un actor muy deseado, entre otros, Billy Wilder siempre quiso trabajar con él, pero nunca lo consiguió, y menuda comedia hubieran hecho ambos. Así que para empezar bien el año, os traigo una estupenda comedia, protagonizada por él.

Barnaby Fulton (Cary Grant), es un gran científico, que trabaja en busca de una fórmula para crear una sustancia que permita rejuvenecer. Un día decide probar él mismo dicha fórmula y empieza a comportarse como un joven de veinte años. Al día siguiente para comprobar los resultados decide probarlo otra vez, pero su esposa (Ginger Rogers), se adelanta y se toma una dosis de dicha sustancia.

El encargado de dirigir tal amena comedia fue Howard Hawks, que nos deja una vez más con un muy buen sabor de boca, con un film lleno de momentos divertidos, aunque creo que esto es más mérito de los actores. Además, cuando el guión viene escrito por tres grandes del mundo como son Ben Hecht, que trabajé en ‘Recuerda’ y ‘Sospecha’ con Alfred Hitchcock, Charles Lederer , el segundo guionista que trabajó con el anterior y con el director en la genial ‘Luna Nueva’ y por último el gran I.A.L Diamond, asiduo de Wilder, con el que escribió obras como ‘El apartamento’, ‘Con faldas y a lo loco’ e ‘Irma la dulce’. Nada más nombrando estos títulos, ya se sabe que son buenos guionistas, y no defraudan en esta ocasión, ya que el film contiene algunos diálogos hilarantes, como la llamada telefónica que tiene Grant con su jefe nada más tomar la pócima.

Ya lo he dicho antes, y creo que si revisamos su filmografía queda bastante claro, Cary Grant es uno de los mejores actores si hablamos de comedia, su descaro frente a la pantalla le hizo un hueco entre los grandes de la historia del cine. Pero esta vez está acompañado de una actriz fantástica, que lo complementa a la perfección, Ginger Rogers, realiza una interpretación muy simpática y alegre de su personaje, sobre todo cuando está bajos los efectos de la pócima, y no podía faltar, además, que nos mostrara sus dotes de bailarina. Como gancho para vender, estaba en un pequeño papel, la preciosa Marilyn Monroe, que interpreta el papel que mejor se le daba, el de rubia tonta. Y para cerrar el cuarteto de actores, el veterano Charles Coburn tiene su pequeño papel como jefe, en una discreta actuación.

El resultado final es una comedia muy amena y divertida, llena de buenos diálogos y grandes personajes, pero que no llega a alcanzar el nivel de las mejores de Grant y Hawks. Es una buena recomendación para una tarde de domingo aburrida, para verla en familia.