Clasicosis

Cine clásico: 'Operación Cicerón' Espionaje en plena guerra.

-Primero, le advierto que no debe hablar de esto a nadie excepto a su jefe. Mi vida depende de su discreción.

Ficha: Operación Cicerón.

 

Lo primero que se me pasó por la mente al principio de ver esta película, tan solo en los títulos de créditos iniciales, es que estaba ante una película de Hitchcock, esta impresión creo que vino por la música, ya que esta corrió a cargo de Bernard Herrmann, compositor clave en la filmografía del director británico, además siendo una historia de espionaje en la II Guerra Mundial, bien podría ser un film de la época británica de este director. Pero esto solo fue algo fugaz.

La historia está basada en Turquía, un país oficialmente neutral durante la II Guerra Mundial, que servía como lugar de encuentros entre espías para intercambiar información. Así Diello (James Mason) un supuesto espía, hace negocio con el ejército alemán, vendiendo información ultra secreta británica, una información que podría haber cambiado el transcurso de la guerra.

El film dirigido por el genial Joseph L. Mankiewicz, mantiene un estupendo ritmo, en el que el continuo peligro acecha al personaje protagonista, ya que descubrimos pronto, quien es realmente, y como su juego implica a dos de los más poderosos bandos de la guerra, así como sus actos puede influir en multitud de vidas inocentes. El guión adapta la novela de L.C. Moyzisch, que es uno de los personajes de la película, así como uno de los espías al servicio de los nazis, que participó en la operación Cicerón, la cual impliacaba que los alemanes conocían los actos que el ejército aliado iban a llevar a cabo, entre ellos el desembarco de Normandía.

En cuanto al aspecto interpretativo del film, está claro que el peso total lo lleva James Mason, que realiza una gran interpretación, quien fuese uno de los mejores malos del cine en la maravillosa 'Con la muerte en los talones', nos ofrece otro gran trabajo con un personaje con una tremenda inteligencia, que es capaz de poner en jaque a todo un bando, que nunca sabemos por donde pueden ir sus planes, y hasta dónde llegará.

Sin duda, la película me ha sorprendido muy gratamente, ya que tanto la interpretación como la dirección son muy buenas, además la aportación de Norbert Brodine, a la fotografía en blanco y negro hace más elegante la película, pero sin duda alguna, la historia es lo más fascinante, ya que si en realidad, ocurrió tal cual cuenta la película, es increíble como una persona pudo haber cambiado el transcurso de la guerra. Una muy buena recomendación para los amantes del espionaje, la historia y el cine en general.