Clasicosis

Cine clásico: ‘Ivanhoe’ rebelión en la sombra.

- Aseguraría que detrás de cada tronco hay un asesino al acecho.

- Sí, y pronto penderán de sus ramas.

- ¿Ellos o nosotros?

Ficha: Ivanhoe

La película de hoy ha sido llevada al cine o a la pequeña pantalla en más de una ocasión. No la he incluido en la sección remakes ya que considero que cada versión es una adaptación del famoso libro de Walter Scott y no una revisión del film anterior.

“Ivanhoe” (id, 1952) es una cinta de aventuras ambientada en época de las Cruzadas con personajes como el Príncipe Juan o Ricardo Corazón de León. Este detalle hace que sea imposible no acordarse de la estupenda  “Robin de los bosques” , hasta sale en el film un tal Robin de Locksley. El parecido es tal, que es imposible no nombrar que, si en una Lady Marian es Olivia de Havilland, en la otra Lady Rowena es su no muy querida hermana Joan Fontaine.

 

Ivanhoe (Robert Taylor) es un noble que al volver de las Cruzadas descubre que el rey Ricardo Corazón de León está apresado en Austria. Desde ese instante intentará conseguir el dinero necesario para su rescate. Durante esta misión Ivanhoe conocerá a Rebeca (Elizabeth Taylor), hija de un judío a quien Ivanhoe salvó la vida, que le ayudará en lo que pueda y que se irá enamorando del caballero. Contará con la ayuda incondicional de Lady Rowena (Joan Fontaine). Intentará retomar la relación con su padre (Finlay Currie). Y se las verá en más de una ocasión con el príncipe Juan y su séquito encabezado por sir Brian de Bois-Gilbert ( George Sanders), un viejo conocido de las Cruzadas.

Quien espere fidelidad con respecto a la novela que se olvide. Para poder concentrar la historia en menos de dos horas  Richard Thorpe y los guionistas Roberts y Langley tuvieron que reducir considerablemente la cantidad de personajes y recortar ciertas tramas. A pesar de esto, sigue habiendo un gran número de personajes y en escenas de batallas o enfrentamientos puede llegar a ser confuso quien está en cada bando, ya que no están bien diferenciados.

La película es una coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido. Rodada en Londres y con exteriores reales, hace que visualmente el film sea mucho más creíble y se disfrute más que otras producciones de la época mucho más de cartón-piedra. El technicolor estaba en su apogeo y este film da buena muestra de ello.

Respecto al reparto, los cuatro actores principales son unos grandes de su época. A Robert Taylor, con ese porte de galán, duro y guerrero, un personaje así le viene como anillo al dedo. Ese aire de miedo o fragilidad típico de Joan Fontaine queda perfecto en cada encuentro que tiene con Elizabeth Taylor, una de las pocas veces en que vemos a la actriz dando vida a una humilde y resignada mujer. No era la primera vez que George Sanders era el malo de la película, pero en esta ocasión consigue en el poco tiempo que tiene demostrar la humanidad que su personaje posee.

 

“Ivanhoe” no es un film de aventuras al uso, no hay continuos enfrentamientos a capa y espada, batallas campales o huidas o persecuciones trepidantes. Se trata más bien de la historia de una traición al poder en ese momento al mando que se cuece en la sombra. Un hombre de profundos principios haciendo todo lo posible por conseguir lo que cree justo. En definitiva, una historia de caballeros con un poso más dramático y sin tintes de comedia. Algo que en esa época no era lo común pero que funciona igual de bien.

 

P.D.: Si alguien encuentra el parecido entre la del póster y Elizabeth Taylor que vaya pidiendo cita para el oftalmólogo.