Clasicosis

Cine clásico: 'La venganza de Frank James' se sirve con pólvora.

-¿Saben quien fue?

-Claro que lo saben. Esos miserables cobardes... Bob y Charlie Ford.

Ficha: La venganza de Frank James.

 

Hace un mes y poco que escribí sobre un film que contaba la historia de Jesse James y su banda, como empezó todo y de donde le viene la fama. Hoy es el día en el que os traigo por fin la secuela, en el que partimos desde el momento del asesinato y seguimos al hermano de Jesse, Frank, viendo como se desenvuelve en la vida.

Y eso es lo que vemos en la historia, tras enterarse Frank (Henry Fonda) de quienes han cometido el asesinato de su hermano, y como lo hicieron. Al enterarse que han sido condenados pero absueltos al poco tiempo y recompensado, empezará un viaje junto a Clem (Jackie Cooper), en busca de los cobardes hermanos Ford para darles su merecido, que no es otro, que la muerte.

Sorprendido me quedé cuando en el apartado de dirección vi el nombre de Fritz Lang, ya que no parece un film del estilo del director de origen austriaco. El aspecto de la película no tiene nada que ver con las grades obras de Lang, como pueden ser 'Metropolis' o 'M, el vampiro de Düsseldorf'. Más bien, y como muchas otras películas de la época, el film además de ser una buena continuación de la historia, es una buena ocasión para la utilización de la técnica Technicolor.

En el papel de Frank James vuelve a estar Henry Fonda, siguiendo en su línea de interpretación, como estrella que era, tuvo su película de protagonista, interpretando al hermano de Jesse, un hombre inteligente y sin miedo a nada, que anda en busca de una venganza al estilo del salvaje oeste. Un joven Jackie Cooper acompaña a Fonda en el film, en un papel de acompañante valiente, pero inexperto, que meterá en más de un problema a Frank. Gene Tierney es el toque femenino del film, aunque queda claro el romance ente ella y Fonda, no es una historia importante de la película.

Creo que sin ser superior a la primera parte, es un buen western, pero se queda lejos de ser una obra maestra del gran Fritz Lang. Una obra muy entretenida, con un gran ritmo de acción y algunas escenas bastantes buenas, pero solo sirve para esto, para un rato de entretenimiento y a olvidarse de ella.