Clasicosis

Cine clásico: 'El gran dictador' reírse en tiempos difíciles.

-¿Cuántos trabajadores irán a la huelga?

-Toda la fábrica, unos 3000.

-Que los fusilen a todos, no quiero que hayan trabajadores insatisfechos.

Ficha: El gran dictador.

 

Menuda semana, un año desde el nacimiento de Clasicosis, así que estamos de celebración, en estos doce mese hemos visto y escrito sobre mucho cine, además, cine de las mejores épocas de Hollywood, bueno y también de diferentes lugares fuera del continente americano. Hemos hablado de directores, actores y actrices, que han marcado una época y a diferentes generaciones, como también sobre personajes que se te quedan en la memoria. Y como está muy de moda en la actualidad, aunque no es un invento de hoy en día, hemos comparados películas clásicas con sus respectivos remakes. Y aunque yo llegara meses más tarde desde su inicio, estoy muy orgulloso de pertenecer al equipo del blog.

Para la celebración, todos estamos escribiendo sobre grandes obras que han significado algo para nosotros en esto del cine clásico. En mi caso, me centro en una de las figuras más grandes en la historia del cine, Charles Chaplin, y en concreto me centro en una de sus obras más famosas, por su gran calidad, pero también por la posible polémica que pudo crear la película en el momento de su estreno.

En la historia del film vemos a un humilde barbero judío, tiene un asombroso parecido con el terrible dictador de Tomania, que culpa a los judíos de la crítica situación de asola al país. Un día sus propios guardias lo confunde con el barbero y lo llevan al campo de concentración, y al pobre barbero lo confunden con el dictador, llevándolo al puesto de máximo poder.

Sin duda alguna estamos ante una de las obras más grande del director, guionista y actor de origen de británico. En ella durante gran parte del film vemos a uno de los mayores conflictos bélicos de la historia de la humanidad, como fue la Segunda Guerra Mundial, con un toque de humor, ya que esto era lo mejor que sabía hacer Chaplin, hacer reír al público, con sus innumerables sketchs, donde la burla hacía el dictador alemán es algo que explota de maravilla en este film.

Pero no todo es comedia en 'El gran dictador', ante la barbaridad que vivió Europa durante todos esos años, es imposible tratarlo todo de forma cómica. Pero la producción del film empezó antes de que empezara la guerra, todo empezó con la llegada de Hitler al poder, y conforme llegaban noticias inquietantes del viejo continente, Chaplin fue cambiando metraje. Así la sátira y critica a todos los actos del dictador son palpables en la película, y todo ello que encumbrado con ese magnífico monólogo del director, un monólogo pacífico que llega directamente al corazón, además Chaplin nos lo dice a todos "mirándonos" a la cara, unas palabras que han pasado a la historia, ya que no solo fueron unas líneas para los ciudadanos del mundo de esa época, son palabras que han pasado a la historia del cine y de la humanidad.

No creo que tenga que recomendar este film a nadie, ya que es una de las obras maestras de la historia del cine, así que todo el mundo ya la habrá visto.  Un film que no a todo el mundo le tiene que gustar y sentarle bien, ya que hacer burlas a todo a veces no es acertado, pero siempre será mejor reír que llorar, y Chaplin bien puede hacernos reír. Con todo esto me despido de este primer aniversario Clasicosiano, esperando poder vivir muchos más y que todos ustedes sean testigos de ello.