Clasicosis

Cine clásico: 'Atraco perfecto' a los caballos.

-Tienes una moneda donde las demás mujeres tienen un corazón.

Ficha: Atraco perfecto.

 

Dentro de lo que podríamos cine negro, el cine de atracos o robos, es uno de los que más me gusta, por la simple razón de ver cómo se las ingenian para llevar a cabo el plan, aunque también, juega un papel importante, el suspense que se crea en el momento en el que dicho plan, se pone en práctica y se verá si todo sale bien, y los ladrones consiguen su objetivo o no, que esto último es la característica en las que podríamos dividir estos tipos de películas, en la que los ladrones consiguen su objetivo o en las que no lo consiguen.

En este film en concreto vemos a Johnny Clay (Sterling Hayden), un expresidiario, que ha decidido dar el último golpe, el más grande, antes de retirarse, robar la recaudación de apuestas de un hipódromo. Para ello selecciona meticulosamente a los hombres que le van a ayudar a dar el golpe, cada uno de ellos necesario y especializado en una misión concreta, así planean meticulosamente el planteamiento del atraco.

Al igual que plan llevado a cabo por los atracadores, me imagino que la realización de este film tuvo que ser parecida, ya que estamos ante una de las películas de uno de los cineastas más meticulosos de la historia, Stanley Kubrick. El director consigue otro gran film, encargándose él mismo de adaptar la novela de Jim Thompson, aunque los diálogos fuesen de Lionel White. Así consigue montar un film redondo, la historia atrapa, por lo comentado anteriormente, el ver si todo saldrá bien, observando los posibles problemas que pueden llegar a ocurrir durante la ejecución del robo. Además la cuidadosa dirección de Kubrick, como la genial fotografía en blanco y negro de Lucien Ballard, hacen que la película sea también atractiva al ojo del espectador.

Uno de los puntos más flojos de la película, para mi gusto, son las interpretaciones. El film los comanda Sterling Hayden, con una interpretación muy plana y fría, cierto es que debe aparentar ser un tipo duro, ya que debe tener carácter para llevar a cabo el plan, pero él no me transmitió nada durante todo el film. Aunque el reparto es extenso, y no voy a entrar a nombrarlos a todos, destacaré también a la singular pareja formada por Elisha Cook Jr. y Marie Windsor, él es el típico calzonazos, siempre dejándose llevar y manipular por su mujer, ella una atractiva señorita que al principio uno se pregunta que hará con un hombre como su marido, manipuladora hasta la saciedad, pero da la sensación de no ser una mujer muy lista ya que realiza acciones bastante locas.

Como buena película sobre un robo, a mí me ha encantado, sin prisa pero sin pausa, la trama se realiza de una forma espectacular, ya que al final el montaje no se hizo de forma cronológica, ya que esto confundía al público, todo quedó contado como tenía que ser contado, desvelando los pequeños entresijos del plan, para ir abriendo boca para la gran sorpresa final, ya que esta clase de películas siempre las tiene. Una recomendación necesaria de un Kubrick más sobrio de lo habitual.