Clasicosis

Cine clásico: ‘Los profesionales’ haciendo lo que mejor saben.

—Es usted un bastardo.

—Sí señor, lo mío es de nacimiento, pero usted se ha hecho a sí mismo.

Ficha: Los profesionales

En los westerns, como en casi todos los géneros, hay ciertos subgéneros que se entremezclan y le dan un perfil genérico algo distinto. Al pensar en western, siempre asociamos a un vaquero o unos bandidos. En los años 60 se extendió también a otros géneros, en especial el bélico, el concepto de aventura saliéndose de los rígidos cánones que marcaban el susodicho género. 'Los Profesionales' entra en este contexto, al igual que películas similares como 'Doce del Patíbulo' 'Los siete magníficos'. 'Los Profesionales' marcó cierto punto de inflexión en ese aspecto, mostrándonos igual que las anteriormente mencionadas a un grupo de expertos que se conocen para realizar juntos un trabajo peligroso, con claras influencias en la posterior 'Grupo Salvaje'.

Basada en una novela de Frank O´Rourke llamada originalmente 'A mule for the Marquesa', la película cuenta como un rico terrateniente contrata a un grupo de expertos para liberar a su secuestrada esposa de las garras de un bandido mexicano. Les ofrece una cantidad enorme de dinero a esos profesionales para que sea liberada. Richard Brooks se encargó de la dirección, por la que fue nominado al Oscar al igual que el guión adaptado. Brooks dirige la película con un ritmo rápido y una narrativa constante, confiando en ese inicio rápido de presentación de personajes para meternos directamente en la aventura. La aparente simplicidad argumental tiene peculiaridades sorprendentes y secretos, jugando con la ambigüedad de ciertos personajes y creando buenos momentos de tensión. Como western, 'Los Profesionales' es menos impresionante que la 'Trilogía del Dólar de Leone', 'Hasta que llegó su hora' o la comentada ' Grupo Salvaje', pero se sustenta como un buen ejercicio de artesanía de dirección, de una fotografía hermosa de Conrad Hall (por la que fue nominado al Oscar) enmarcada en las preciosas localizaciones de El Valle de la Muerte, Lake Mead y Valley of Fire State Park. No fue una película fácil de rodar debido a las extremas condiciones climáticas de esos lugares.

 

El gran acierto de 'Los Profesionales' fue la elección del reparto. Lee Marvin y Burt Lancaster encabezan este rescate a través del territorio mexicano. Marvin es la perfecta personificación de la profesionalidad, de cumplir con su trabajo y contrato si contar con ninguna influencia externa que le haga pensar lo contrario. Es el líder ideal de este grupo, con sus decisiones férreas e inteligentes. Para Lancaster fue un éxito personal, a pesar del fracaso en taquilla de la estimable 'La batalla de las colinas del whisky'. El personaje de Lancaster como experto en explosivos es en cierto modo parecido al mercenario cínico que interpretó en 'Veracruz', ya que mantiene sus verdaderas intenciones hasta el final. Y Lancaster como suele ser habitual, roba casi todas las escenas gracias a su enorme carisma y el carácter entusiasta que siempre imprimía. Además su personaje, con su falsa moral, arrogancia e irremediablemente encantador se hace muy simpático. Da muestra de su vitalidad en las escenas de riesgo. Un actor completísimo.

Completando el reparto, Woody Strode aparece como un experto en armas, sobretodo con el actor. Aún siendo su presencia secundaria y discreta, es fundamental su destreza para llevar a cabo el rescate. Robert Ryan completa el cuarteto como experto en caballos, siendo el equilibrio que balance a Lancaster y Marvin. Jack Palance encarna otro de esos villanos en parte excéntricos que solía bordar, con un castellano muy convincente. La presencia exótica la marca Claudia Cardinale, una belleza que distrae por sus voluminosas curvas.

Explosiones, persecuciones, emboscadas, tiroteos, huidas, ajuste de cuenta, acción, humor, emoción, tragedia, incluso algo de romance teniendo la revolución mexicana de fondo configuran a 'Los Profesionales' con un ejemplo brillante de western aventurero.