Clasicosis

Cine clásico: 'La conquista del Oeste' se hizo con sudor y sangre.

Hoy estas tierras tienen un nombre y aparecen en los mapas, pero los nombres y las tierras deben de ser conquistados, arrebatados a la naturaleza y al hombre primitivo.

Ficha: La conquista del Oeste.

 

El mismo poster promocional de la película nos lo anuncia, nos vamos a encontrar un proyecto plagado de estrellas, lo que es llamada una película corral. Pero no solo las encontraremos en la parte interpretativa del film, además hay varios directores, siendo algunos de ellos de los más importante a lo largo de la historia del cine norteamericano, y para poner la guinda al pastel, cuenta con un narrador de lujo, el gran Spencer Tracy.

Filmada en Cinerama, la historia nos cuenta en varios episodios la expansión de la población por el oeste de Estados Unidos que tiene lugar entre 1830 y 1890. Toda la historia estará centrada en una familia de colonos, que intenta emigrar por río al oeste, acompañando a estos y sus descendientes, veremos todas las historias que contienen el film, en las que podemos ver, la guerra de secesión, la expansión del ferrocarril o la fiebre del oro.

La mayor parte del film es dirigida por Henry Hathaway, ya que dirige tres fragmentos de este, y lo hace realmente bien, es cierto, que el Cinerama ayuda a que el resultado visual final, en planos abiertos y de acción queden bastante espectaculares, creo que es una película en la que esta técnica funciona perfectamente. George Marshall también dirigió un fragmento, en concreto el del ferrocarril, donde nos ofrece una gran escena de acción de un atraco. Además, el inmenso John Ford, también colabora en la película, con el pequeño fragmento que se ocupa de la guerra de secesión, donde aparece su actor fetiche John Wayne.

Entre la gran cantidad de actores y actrices que podemos encontrar, destaco a Karl Malden en el primer fragmento, como patriarca de la familia de colonos, hombre de Dios que intenta llevar a su familia a un lugar mejor. Además también aparece James Stewart como un cazador que vive de lo que consigue, que se enamora de una de las hijas de los colonos, interpretada por Carroll Baker. También vemos a Gregory Peck como un sin vergüenza que solo busca el dinero, lo cual le lleva a embarcarse en un viaje con otra hija de la familia de colonos, interpretada esta vez por la encantadora Debbie Reynolds. Richard Widmark conocido ya en el blog, es el encargado de las obras ferroviarias, un hombre sin corazón que hará lo que sea para que estas continúen. Podría seguir hablando de todos los personajes que aparecen, pero me llevaría todo el día, aún así se han quedado en el tintero nombres como Walter Brennan, Robert Preston, Henry Fonda, Eli Wallach o el mismísimo John Wayne.

Pese a que el film es bastante irregular, teniendo en cuenta lo interesante de los fragmentos, por lo general la película me ha gustado bastante, desde el punto de vista visual, que me ha parecido bastante espectacular, ya que el ambiente es el idóneo para el Cinerama, en mi opinión. Creo que estamos para un entretenimiento ideal, pese a casi las tres horas de duración del metraje.