Clasicosis

Cine clásico: 'Brigada 21' Vida en comisaría.

-Me ahogo Lou, me ahogo dentro de mí mismo.

Ficha: Brigada 21.

El todoterreno cinematografico llamado William Wyler, director que trabajó en casi todos los género que existen y han existido en la historia del cine, me vuelve a sorprender con una cinta de cine negro, donde sin mucho artificio, pocas localizaciones y un puñado de buenos actores, construye una historia fascinante, sobre el papel de la policía, el abuso de poder, viendo así el trato de los criminales y, además, vemos a los agentes desde otro punto de vista, donde también observamos que tienen vida a parte de su obligación hacía los ciudadanos.

Brigada 21 (Detective Story - 1951) es la adaptación de la obra de teatro de Sidney Kingsley, donde nos cuenta la vida en una comisaría de Nueva York, además de seguir algunas historias secundarias de algunas detenciones, el film se centra en el Detective McLeod (Kirk Douglas), un policía temperamental que no duda en acudir a los recursos más brutales para conseguir sus propósitos.

Lo hemos visto trabajar en drama, comedia, western y tiene sobre su espalda una de las películas de cine épico más grande de la historia, y William Wyler siempre nos satisface completamente en su trabajo de dirección. Esta vez nos ofrece una mezcla de cine negro y drama, con, prácticamente, una sola localización nos ofrece un film bastante complejo, ya que nos muestra magníficamente los sentimientos de los personajes. Así en la comisaría 21 hay mucha confrontación de sentimientos, desde el Detective McLeod que solo busca la justicia, aunque a veces haya que forzar la búsqueda de esta, además de haber también algún policía con mucho corazón, que se mete en el pellejo de algún criminal de poca monta. Por el otro lado de la ley también hay de todo, desde la jovencita que ha elegido el peor día para cometer un crimen menor, hasta el loco reincidente que monta el espectáculo en la comisaría. Todo ello rodeando a una verdadera e impactante trama, que tiene un final totalmente sorprendente, parecido al que vimos en 'El abrazo de la muerte'.

Al impulsivo McLeod lo interpreta Kirk Douglas, un hombre al que nunca he considerado un gran actor, pero me ha gustado bastante su trabajo en este film, porque durante todo el metraje se le ve enfadado, impotente ante la situación de esta sociedad, en la que los criminales son capaces de librarse mediante la corrupción del sistema. Eleanor Parker mediante una pobre actuación, interpreta a la mujer del detective interpretado por Douglas, una mujer con un pasado oscuro que saldrá a la luz conforme suceden los acontecimientos en la comisaría 21. Acompañando a ambos, como otro detective, está William Bendix, un hombre confiado, que al contrario que su compañero, cree en la bondad humana.

En mi opinión estamos ante un film bastante interesante, lleno de contrastes en la historia, donde la labor del director y el guión nos deja una recomendación absoluta, además, aunque se pueda esperar, es decir, que no sea una sorpresa el final impactará seguro. Así que si no la habéis visto, dadle una oportunidad, porque no decepciona en ningún momento.