Clasicosis

Cine clásico: ‘El increíble hombre menguante’ en cuerpo, creciente en espíritu.

- La gente no mengua, señor Carey. Ese caso no existe.

Ficha: El increíble hombre menguante

De puertas para fuera, todo aquel que se considere un amante de la ciencia ficción clásica puede parecer un bicho raro a ojos de la gente “normal” pero gracias a estos rincones que nos ofrece Internet podemos juntarnos varios locos por estas películas y gritar sobre lo mucho que nos gusta sin que nos juzguen, así que ahí voy.

El título de hoy es una de esas joyas que no han envejecido, ver “El increíble hombre menguante” (The incredible shrinking man, 1957) sigue siendo una maravilla. A través de una historia bastante sencilla a simple vista es capaz de mostrar y poner el punto de mira en una gran variedad de temas que van mucho más allá de menguar o no menguar.

 

Scott Carey (Grant Williams) es un hombre que durante unas vacaciones en barco una extraña niebla le atraviesa. Tiempo después empieza a ver que la ropa le queda grande, que si mujer ya no se tiene que estirar para besarle, etc. Decide ir al médico y lo que comienza siendo una locura se convierte en realidad, por alguna causa desconocida Scott empieza a ser cada vez más pequeño.

Como nos pasaría a todos, su carácter se agria, pierde la esperanza de volver alguna vez a su tamaño y lo paga con quien tiene cerca. Obviamente tiene que dejar su trabajo y replantearse su vida. Se abren una gama de temas muy interesante, el tratamiento de los medios de comunicación de un caso tan extravagante, cómo aceptar que eres diferente y analizar cómo tratabas anteriormente a esa gente diferente, o cómo se puede llegar a agudizar el ingenio en situaciones desesperadas, el hombre contra los elementos hasta llegar al misticismo y religiosidad. Todo esto está envuelto en una historia de tensión e incluso momentos de pánico y terror, que dada su corta duración, se va desarrollando rápidamente sin darte tiempo a aburrirte.

 

Técnicamente a muchas escenas se les puede ver el truco o el montaje, pero como siempre, eso visto desde los adelantos tecnológico de hoy en día. Aunque yo reconozco que valoro muchísimo el trabajo con perspectivas y los efectos especiales que posee, me parece que la película consigue competir visualmente con muchos títulos posteriores sin tener que avergonzarse ni un poco.

Y hasta aquí mi parte, ahora toca que esos locos del género de los que hablaba antes hagan su aparición por aquí abajo y podamos charlar de lo que opináis. Para mí es un grande del género y de la época, tan sencillo como eso. Mientras él juega a sobrevivir tú también juegas a sobrevivir, te hace pensar en los límites de ser humano, desarrollar el ingenio y pasar un buen rato.

 

P.D.: Lanzo una pregunta al aire, ¿qué es lo increíble, el hombre o que mengüe?