Clasicosis

Cine Clásico: 'Té y simpatía' Drama sobre el abuso.

-Todo lo que se supone que tienes que hacer es darle a los chicos, de vez en cuando, té y simpatía.

Ficha: Té y simpatía.

 

De mi último post, que hablaba de uno de los musicales más famosos de la historia, se trataba de 'Sonrisas y lágrimas', a este post, que escribo sobre un drama dirigido por el que fue denominado  como el padre de los musicales modernos, se trata de Vincente Minnelli, director de obras tan grandes como 'Un americano en París' y 'Brigadoon', ambas junto al enorme Gene Kelly.

En el film comienza con una reunión de antiguos alumnos, que vuelven diez años después de que acabarán. A todos les extrañan la presencia de Tom Lee (John Kerr), ya que fue un chico solitario y muy tímido, que no hacía vida social con sus compañeros, ya que no tenían los mismos intereses. Con la única persona con la que parecía sentirse a gusto era la Señora Reynolds (Deborah Kerr), la mujer del profesor de deportes y ama de llaves de la residencia donde Tom se alojaba.

Aunque se hiciese grande en el musical y sus obras más famosas sean de este género, no olvidemos que estamos ante un gran director. 'Te y simpatía' (Tea and Sympathy, 1956) no es de sus mejores películas, pero nos da muestra del verdadero talento del director, como de una historia que parece común, consigue crear una atmósfera realmente buena, si somos capaces de entender al protagonista, ya que veremos desde todos los puntos de vista como el pobre chico es detestado por todo el mundo, hasta por su propia familia, Minnelli lleva la historia hasta el colapso, hasta que Tom llega a su límite, todo ello con un ritmo constante, donde veremos empeorar la situación del joven estudiante poco a poco. Además, algo que me encandiló desde el principio, es la fotografía del film, muy clara y colorida, que queda en contraste a veces con la tristeza de la historia, pero que se vuelve más oscura al final, con una escena preciosa de los protagonista solos.

Al ver el elenco, creí que los protagonistas al compartir apellidos eran parientes, pero ya he descubierto que no es así. John Kerr, de los dos actores, es el desconocido para mí, y viendo su filmografía podemos ver que ha trabajado mucho en televisión. En el film, interpreta de forma muy correcta al chico solitario,  que al principio da un poco de miedo, ya que parece más un acosador que otra cosa, pero poco a poco descubriremos su buen corazón y que solo quiere vivir tranquilo junto a la persona que ama. A su lado está la maravillosa Deborah Kerr, que interpreta a la comprensiva Sra. Reynolds, la única unión con la vida real de Tom, que lucha para que el chico cambie y se lleve mejor con sus compañeros, pero se dará cuenta que ese es un camino erróneo. Como el Sr. Reynolds está Leif Erckson, un hombre duro que no entiende la actitud del joven, ni la de su mujer, esto es algo que lo volverá distante de su esposa.

Como un drama funciona perfectamente, creo que llega directamente al espectador, ya que la historia está contada perfectamente, vemos como la vida de un joven solitario y retraído pasa por momentos cada vez más difíciles hasta que él no aguanta más, todo ello con una historia cercana al romance entre la Sra. Reynolds y Tom, algo que también es tratado con mucha delicadeza,  para que no se pueda juzgar negativamente a ninguno de los dos. Creo que es una buena recomendación para quien quiera disfrutar de un buen drama.