Clasicosis

Cine Clásico: 'Simbad y la princesa' Aventuras de las 1001 noches.

-Lo intentaré, ¡oh mi amo!, lo intentaré.

Ficha: Simbad y la princesa.

Al igual que la semana pasada, hoy vengo con una película llena de aventuras, sobre un personaje que gran popularidad gracias a los relatos de 'Las 1001 noches'. Puesto que estamos en verano, entre las vacaciones, para quien las tenga, o el calor que sufrimos todos, apetece ver películas de este género, que no te hagan darle demasiadas vueltas a la cabeza, pero que te entretengan lo máximo posible.

Simbad (Kerwin Mathews) emprende un peligroso viaje hacía la misteriosa isla de Colosa, para librar de un maleficio a su amada princesa (Kathryn Grantn), que ha sido encogida por el mago Sokurah (Torin Tatcher), que busca la valentía de Simbad para poder recuperar la lámpara del genio (Richard Eyer), que le aportará inmensos poderes. Pero para poder llegar hasta ella, necesitará enfrentarse a monstruos mitológicos, como gigantescos cíclopes, enormes aves con dos cabezas o a peligrosos dragones.

El encargado de dirigir 'Simbad y la princesa' (The 7th Voyage of Sinbad, 1958) fue Nathan Juran, director que alcanzó cierta fama dentro del género de aventuras o del cine de ciencia ficción de serie B. En esta ocasión, Juran, consigue lo que debe conseguir, entretener a los espectadores, realizando un film dinámico, donde prevalece la acción. Pero el verdadero atractivo, el nombre de esta película es Ray Harryhausen, el hombre encargado de los efectos visuales, ya conocido por crear a grandes monstruos o seres que influían terror a los protagonistas de las películas en las que trabajaba.

Como se puede esperar en un film de estas características, los actores protagonistas no son grandes estrellas, y tampoco realizan grandes interpretaciones. Kerwin Mathews interpreta a Simbad, un actor que también alcanzó cierta fama en el género de aventuras, pero que no podemos decir que sea un buen actor, recita las líneas sin ningún convencimiento, y en las escenas de acción también deja mucho que desear. Kathryn Grant da vida a la princesa que acceda a casarse con Simbad, al igual que su compañero, la actriz no realiza un buen papel, lo único que la salva es su belleza y su corta actuación en la película. El actor de origen indio Torin Thatcher interpreta al malvado mago, ansioso de conseguir su preciada lámpara, sin dar apariencia en el film de extranjero, su acento y su dificultad, al parecer, para el ingles, hizo que su personaje me desconcertara más allá de su pobre interpretación.

Si obviamos las interpretaciones, se puede disfrutar de una cinta muy entretenida para estas fechas, llena de romance, acción y seres monstruosos llevados a la vida con la técnica del stop-motion, así que si os aburre una tarde de este verano, creo que esta puede ser una buena opción para sentarse en el sofá y disfrutar del entretenimiento que ofrece Simbad para salvar a su princesa.