Clasicosis

Cine Clásico: 'El largo y cálido verano" toca a su fin.

 

- Usted es un joven peligroso. Yo soy uno viejo.

Ficha: El largo y cálido verano.

Con el curso escolar recién inaugurado podemos dicer que el verano, aunque no oficialmente, ha quedado atrás. A lo largo de esta estación nos hemos deleitado con títulos alegres y refrescantes pero también hay que acordarse de quien lo pasa en el interior, con altas temperaturas y con grandes aventuras aunque de corte más personal.

"El largo y cálido verano" (The long, hot summer, 1958) aúna una serie de relatos del premio Nobel William Faulkner . La historia nos lleva al seco y árido sur estadounidense para contemplar, más que una trama, unos personajes atrapados en sus roles que necesitarán más de un empujón para despertar. En este blog siempre recomendamos ver los films en versión original, en este caso no puedo más que remarcarlo. El doblaje español cambia nombres de personajes y textos en escenas, especialmente en las de sus dos protagonistas Paul Newman y Joanne Woodward. El personaje de Welles no sería lo mismo sin ese fanfarroneo casi ininteligible y la química que desprenden uno de los matrimonios más estables de Hollywood (Newman y Woodward) en el film que les unió merecen ser escuchados sin cortapisas.

Ben Quick (Paul Newman) es acusado de quemar un granero (toda una deshonra) e invitado a abandonar el pueblo. Llegará entonces a un lugar dominado por la familia Varner. Clara Vance (Joanne Woodward) es una mujer de 23 años que ve como todas las de su edad ya se están casando y teniendo hijos mientras ella está atrapada en una relación que parece que no va a ninguna parte. Jody Varner (Anthony Franciosa), hermano de Clara, vive atrapado por la inseguridad de no cumplir con las expectativas de su padre. Eula (Lee Remick) es alegre y provocadora, tiene siempre hombres halagándola a pesar de estar casada con Jody. Will Varner (Orson Welles) es el cabeza de familia, tiene su forma de ver la vida y pocos conseguirán que eso varíe, ni sus hijos ni su amante (Angela Lansbury).

Este melodrama de personajes tiene un reparto perfectamente elegido. En uno de sus primeros papeles tenemos a Lee Remick cuya interpretación le valdría como carta de presentación para "Anatamía de un asesinato" (Anatomy of a murder, 1962). Ya empezando a despuntar estaba Paul Newman, pero sin duda estos son los primeros compases de uno de los grandes actores aparecidos en los años 50. Con un Oscar bajo el brazo apareció en este rodaje Joanne Woodward por su estupenda interpretación de una mujer con personalidad múltiple. A la cabeza de todos ellos está Orson Welles , un auténtico genio que revolucionó el séptimo arte. A estas alturas Welles ya estaba de vuelta de todo y se permite interpretar a un personaje socarrón y bravo quizás de forma algo exagerada, pero realmente le otorga una personalidad única.

La trama principal no es sorprendente ni novedosa, aun así Martin Ritt consigue realizar un film entretenido y con cierto encanto. Posiblemente uno de los puntos que le dan una frescura especial al film es la alta carga sexual no explícita pero sí muy implícita. Acostumbrados a un cine clásico atado por la censura, aquí se empieza a ver como esa rigidez en torno al tema se va relajando. No hay declaraciones o alusiones directas se percibe claramente en el matrimonio entre Jody y Eula.

Paul Newman se llevó el premio al mejor actor en el Festival de Cannes, algo que parece exagerado viendo la cantidad de rebeldes descarados con orgullo y buen fondo que nos ha ofrecido el cine. No es un melodrama de los que marcan una época pero sin duda es un film que aprovecha muy bien sus recursos. En cierta manera el film tiende a un reparto coral que separa entre cinco o seis personajes las tramas. El ritmo así se hará mucho más dinámico y el film se nos pasará volando que, al fin y al cabo, es lo que uno busca cuando quiere entretenimiento con calidad.