Clasicosis

Cine Clásico: 'Música y lágrimas' En busca de un sonido.

-Si empiezo otra vez, la orquesta tiene que ser completamente diferente. Temas diferentes. Quiero hacer algo radical.

Ficha: Música y lágrimas.

Antes de comenzar, tengo que confesar que no conocía al músico en el cual se centra el film, Glenn Miller, dejando a un lado mi ignorancia, está claro que es uno de los más famosos músico de jazz. Aunque, quizás esto haya sido una ventaja a la hora de ver la película, ya que, aunque algunas de sus piezas musicales me sonaban, no conocía los detalles importantes de su vida, dando pie a que la cinta me pudiera sorprender, en mayor o menor medida.

Pues como ya he dicho, la película se centra en la vida de Glenn Miller, un gran músico de jazz en "la era del swing". Con un inicio muy humilde tocando el trombón, vive entre trabajos esporádicos y empeñando su instrumento cuando le escasea el dinero, pero siempre a la espera del triunfo, pero no como un músico cualquiera, sino revolucionando la música, encontrando un nuevo sonido que nadie haya escuchado.

La historia de 'Música y lágrimas' (The Glenn Miller Story, 1953) en sí, es bastante entretenida, no necesita de ningún artificio a la hora de la dirección para mantener a la audiencia atenta a la pantalla, por lo que el trabajo de Anthony Mann no destaca sobre nada. Teniendo en cuenta que estamos ante una variante del género musical, en el que se relata la vida de alguna persona que ha vivido de ese arte y ha encontrado la fama gracias a él, por ello, sin duda, lo más destacable de la cinta es su música, en la que predominan los instrumentos de viento y una armonía brillante, toda una delicia para los oídos, que se te queda metida en la cabeza, todavía me sorprendo silbando alguna melodía que puede ser escuchada en el film.

Aunque el actor protagonista, James Stewart, no sea totalmente idéntico a Glenn Miller, cosa que tampoco es indispensable, realiza un gran trabajo interpretándolo. Stewart es un actor, que siempre en sus trabajos, transmite buenas sensaciones, con su apariencia tranquila y su tono pausado, es un hombre que parece un ciudadano de a pie en la gran pantalla, por ello creo que se ajusta muy bien, a la apariencia del músico que se quiere dar en el film. Al lado de él, siempre está June Allyson, interpretando a la esposa de Miller, una mujer con fuerza, capaz de soportar cualquier problema que venga, pero siempre en pie, aguantando y ayudando a su esposo a salir adelante y conseguir el éxito que tanto ansían los dos.

Al no conocer anteriormente la figura de Glenn Miller, no sé si el film es una buena adaptación de esa etapa de su vida, pero si os puedo decir, que la película entretiene y divierte, y como no puede ser de otra manera, te hace disfrutar con la música, sobre todo con un número en el que aparece el gran Louis Armstrong, siempre es una delicia ver y escuchar a ese gran músico, así que podéis darle una oportunidad al film, aquellos que no lo conozcáis, y dejaros llevar al ritmo del jazz.