Clasicosis

Cine Clásico: '¿Qué fue de Baby Jane? Duelo femenino.

-¿Recuerdas cuando volví después del accidente?

- Prometiste no volver a hablar de eso.

Ficha: ¿Qué fue de Baby Jane?

Esta semana estoy de aniversario, el miércoles celebrábamos el cumpleaños del gran Rafael Azcona, revisando 'El verdugo', una de sus obras preferidas por este que está escribiendo estas palabras. Así que hoy también estamos de celebración, ya que tal día como hoy, pero hace 50 años, se realizaba la premiere, en la gran ciudad de Nueva York, de el film, '¿Qué fue de Baby Jane' (What Ever Happened to Baby Jane?, 1962), una película que no deja indiferente a nadie, y todo por una pareja de personajes genialmente formados, interpretado por dos grandes actrices.

Las hermanas Jane (Bette Davis) y Blanche (Joan Crawford) Hudson, han sido estrellas del espectáculo, pero con trayectorias diferentes. Mientras que la primera triunfó en el teatro cuando ambas era una niña, la segunda lo hizo en el cine cuando ambas crecieron, mientras que Jane iba cayendo en el olvido. Pero un día, un misterioso accidente deja a Blanche postrada en una silla de ruedas, mientras todos culpan a su hermana del accidente, ambas compartirán hogar donde envejecerán juntas, en un ambiente de rencor y odio mutuo.

Para mí, siempre que me hable de Robert Aldrich, el director del film, se me vendrá a la mente su entretenida obra de acción, 'Doce del patíbulo'. Pero tras esa película, creo que esta que hoy nos atañe, es  otra de sus más famosas obras, ya que nos maravilla con una gran dirección muy efectiva. El director se toma los primeros minutos de la película para introducirnos la historia perfectamente, en tres saltos temporales, vemos crecer a las hermanas, pudiendo ver la evolución de carácter de cada una, desde que son niñas hasta su vida adulta. Además, si tenemos en cuenta, que la historia no requiere de muchos escenarios, ya que la mayor parte del film está basado en la gran casa de ambas, Aldrich es capaz de crear una tensión increíble, aunque no sé si darle todo el mérito al director, ya que gran parte del éxito de que esto funcione bien, se lo debemos a una gran historia y un buen guión, pero sobre todo a un personaje que mueve la historia, Baby Jane, de la cual ya nos habló Bel Kendal.

Aunque el film tiene algunos personajes secundarios que ayudan a crear suspense durante la historia, las que mueven la historia son las hermanas Hudson. Joan Crawford interpreta a Blanche, quien de niña crece a la sombra de su hermana para luego borrarle protagonismo convirtiéndose en una gran actriz de Hollywood, pero la actriz la interpreta en su etapa adulta avanzada, cuando está en la silla de rueda, donde vuelve a depender de su hermana para realizar su vida. Aunque es Jane, la que se tilda de mala de la película, yo siempre he creído que Blanche también esconde su lado oscuro tras apariencia bondadosa. Bette Davis fue la elegida para meterse en la piel de Baby Jane, quien parece ser malvada por naturaleza, desde que era una niña hasta que se tiene que ocupar de su hermana. Ambas actrices realizan interpretaciones brillantes, pero si tuviera que elegir quien gana en el duelo interpretativo es Bette Davis, quien nos maravilla cada vez que sale a escena.

Para mi gusto creo que estamos ante un clásico con mayúscula, que hay que ver alguna vez en la vida, tan solo por disfrutar de las interpretaciones de las dos protagonistas. Pero además el film cuenta con una historia que nos engancha, llena de algunas escenas de suspense, y todas de esas escenas tiene que ver con la maldad de Jane, que parece capaz de cualquier cosa.