Clasicosis

Cine Clásico: 'Cena de Navidad' y enredos.

 

- Las cosas que hay que hacer por un abrigo de visón.

Ficha: Cena de Navidad.

Damos el pistoletazo de salida a las fechas más delicadas del año. Adoradas u odiadas, entre vacaciones y el tiempo libre siempre podemos encontrar un momento propicio para ver un film con nuestras familias. Para ello, la industria cinematográfica le ha acabado creando su propio subgénero. Siendo honestos, pocas veces se ha llegado a hacer una gran película. "¡Qué bello es vivir!" o "Plácido" se podrían considerar excepciones. Lo habitual es que sean un mero entretenimiento, pero cuando tenemos en pantalla a una de las mejores actrices de la historia, la cinta aumenta sustancialmente su atractivo.

"Cena en Navidad" (Christmas in Connecticut, 1945) está dirigida por Peter Godfrey. El realizador de origen inglés tuvo una discreta carrera pero en la que llegó a coincidir hasta en tres ocasiones con la magnífica Barbara Stanwyck. Una de ellas fue la fallida "Las dos señoras Carroll".

Con el telón navideño de fondo, el film es la enésima comedia de enredo donde bajo el pseudónimo de una escritora de éxito se esconde una impostora que no sabe de lo que habla. Elisabeth Lane (Barbara Stanwyck) tiene una columna donde relata la idílica vida de una ama de casa típica que vive en una granja de Connectituc. El problema surge cuando su jefe le obliga a recibir por Navidad a un condecorado marine (Dennis Morgan) ya que Elizabeth es en realidad una mujer soltera y urbanita sin ninguna noción de cómo llevar una casa.

La película da lo que promete. Una historia que entra en una espiral ascendente de mentiras que nunca parece terminar. A diferencia de otros títulos más propios de la época, la Navidad es una mera excusa. La moralina típica del espíritu solidario y bondadoso que se debe profesar en estas fechas no aparece en ningún momento. Si descartamos este toque, lo que nos queda es una comedia romántica.

El plantel de secundarios está lleno de nombres a priori desconocidos pero cuyas caras a muchos nos sonarán como puede ser la de Una O'Connor o S. Z. Sakall. El coprotagonista, Dennis Morgan, será recordado por "Espejismo de amor" (Kitty Foyle, 1940). Más allá de este papel, que tampoco es especialmente destacable, el actor da el perfil de galán con sonrisa perfecta muy adecuado en esta ocasión aunque no tenga un gran carisma. Indudablemente el peso del film recae en Stanwyck que aunque bien, no puede hacer milagros, consigue sostenerla durante todo el metraje. El nervio y presencia de la actriz en comedias le da siempre un plus al resultado final. Con un guion menos previsible y algo más pulido podría ser un título de lo más recomendable.

Peter Godfrey ejecuta una dirección correcta, sin personalidad pero sin hacer aguas. Al igual que comenté en "Ocho mujeres y un crimen" (curiosamente también de Stanwyck), "Cena de Navidad" es una película que se puede vivir sin ver, pero si se ve tampoco provocará un sarpullido. Se puede pasar un buen rato sin aspirar a nada más que a evadirnos cien minutos y coger fuerzas para continuar con el ajetreo típico de Navidad.