Clasicosis

Cine Clásico: 'El sueño eterno' Todo queda en familia.

Dime la verdad porque no abofeteo bien a estas horas de la noche.

Ficha: El sueño eterno.

 

Antes de que el cine me interesará tanto, cuando me hablaban de cine negro, siempre me imaginaba a un protagonista como el que aparece en este film, un detective privado, con su pequeña oficina, solitario, fumador, muy seguro de sí mismo y esto hacía que muchas mujeres se sintieran atraídas por él. Para mí, siempre ha sido el estereotipo de este género, que más tarde aprendí que no siempre debe ser así. Pero no sé, siempre le he encontrado un cierto atractivo a esta figura del detective, y en 'El sueño eterno' (The Big Sleep, 1946) se puede ver a uno muy bien definido e interpretado.

Un general millonario tiene dos hijas que están involucradas en algunos asuntos turbios. Por ello, el general concierta una entrevista con el detective privado Philip Marlowe (Humphrey Bogart), a quien al final contrata para que le ayude a solucionar el problema de sus hijas. Cuando Marlowe empieza a investigar, va descubriendo que el problema no es tan sencillo como espera, pues la trama se va complicando, y el asunto se va diversificando, dando a nuevos asuntos, a cada cual más turbio.

Uno de los grandes se situó tras las cámaras para dirigir esta obra de cine negro, este fue Howard Hawks, quien es capaz de dar una ambiente de suspense y desconfianza durante todo el film, ya que intuyes que hay algo grande tras todo el asunto, pero no sabes muy bien cómo acabará la cosa. Si el nombre del director no fuese suficiente, se rodea de tres guionistas que consiguieron grandes obras en la época clásica del cine, estos son William Faulkner, Leigh Brackett y Jules Furthman, que fueron capaz de adaptar la novela maravillosamente, creando una obra que es capaz de aturdir, ya que la trama es casi laberíntica, los personajes van de lugar a lugar sin saber muy bien que les depara a la vuelta de la esquina. Todo el film queda rematado con una buena banda sonora compuesta por Max Steiner y un fotografía en blanco y negro bellísima que corrió a cargo de Sid Hickox. Muchos nombres de los que he nombrado en estas líneas, como los protagonistas principales de este film, también formaron parte del equipo técnico que creó otra obra imprescindible del género, como fue 'Tener o no tener' (To Have and Have Not, 1944).

La pareja protagonista de la película, da la casualidad que también conformaban pareja en la vida real. Humphrey Bogart interpreta al ávido detective, un hombre listo, seguro, ingenioso en la utilización de sus palabras y sin miedo a la acción. Yo nunca he considerado a Bogart como un gran actor, creo que ya lo he dicho en otra ocasión, pero al igual me pasa con Clint Eastwood, que hay papeles para los cuales ambos actores quedan bien, y este es uno en los que el Humphrey Bogart podía destacar. Por el lado femenino estaba Lauren Bacall, quien interpreta a una mujer misteriosa y de actitud fría, un perfil que parece que se le ajusta bien a la actriz, que no realiza una gran interpretación pero bastante creíble, pero su atractivo es el que ilumina la pantalla.

Creo que tanto este film, como el creado con anterioridad por el mismo equipo, es decir, 'Tener o no tener', son obras claves en el género del cine negro, que ningún amante de este género debería perderse, ambas películas tienen un aspecto técnico impecable y están protagonizadas por una de las parejas más famosas del cine, así que motivos no faltan para ponerse a ver las dos.