Clasicosis

Cine Clásico: 'En alas de la danza' Fred y Ginger divierten como siempre.

- Edwin, ven conmigo. Te mostraré donde pescábamos a través del hielo.

- Creí que habías dicho que sólo venían en el verano.

- Entonces, te mostraré donde no pescábamos a través del hielo.

Fichas: En alas de la danza.

Todos tenemos claro que si hablamos de cine musical clásico, si empezamos a sacar nombres de actores que se triunfaron en el género, hay dos que aparecerán por encima de todos, estos son Gene Kelly y Fred Astaire. El año pasado, para acabar el año, decidí hablar de uno de mis musicales favoritos, 'Cantando bajo la lluvia', film protagonizado por el primero de los actores, para acabar el año con una película que todos de esas que transmiten buenas vibraciones, hoy, siendo este mi último post de este 2012, vuelvo a los musicales de nuevo, como parte de mi pequeña tradición de terminar el año, pero esta vez el film está protagonizado por el segundo actor y su pareja cinematográfica más famosa.

En el film vemos a Lucky Garnett (Fred Astaire), un bailarín muy aficionado al juego, que está a punto de casarse y abandonar a su grupo. Estos, son capaces de hacer cualquier cosa para que su gran estrella no los abandone, así que sabotean la boda, y Lucky llega más de una hora y media tarde, cuando todos los invitados se han marchado. Para demostrar que va en serio con su hija, le promete al padre, su suegro, que irá a Nueva York, y hasta que no tenga 25,000 dólares, no volverá para casarse. Pero mientras está en la Gran Manzana, conoce a la encantadora profesora de baile, Penny (Ginger Rogers), con quien las cosas no empezarán bien, pero hay una atracción mutua.

'En alas de la danza' (Swing Time, 1936) fue dirigida por George Stevens, y aquí creo que no tuvo mucho trabajo. Ya que lo más complicado en un film de estas características, sería filmar las coreografías, pero cuando se tiene a estas dos estrellas frente a la cámara, tan solo hay que sentarse y disfrutar. Ya que, si algo veo que caracteriza los números musicales de Astaire, es que la cámara no cobra protagonismo, al igual que ocurre en otros musicales, como en 'Calle 42', aquí son los bailarines quien llevan la batuta, y como siempre se dice, Fred pone la clase y Ginger la sensualidad, y eso es suficiente para tenernos pegado frente a la pantalla.

Por el resto, estamos ante una comedia realmente divertida, en la que la química de los dos protagonistas es esencial, y dejando fuera esos rumores que siempre se han oído, que buena pareja hacían los dos en pantalla. Fred Astaire, con esa sonrisa de pícaro, que parece que nunca ha roto un plato, pero siempre está metido en un lío, pero da igual, una vez que se pone a bailar es capaz de hipnotizar a toda la audiencia. Y Ginger Rogers, una de las actrices que más simpáticas me parecen, guapa, graciosa y sabía moverse junto a su compañero de baile. Una pareja formidable. Tras ello hay un secundario que da más juego a la comedia, Victor Moore, quien interpreta a un mago que trabaja con Lucky, y parece estar siempre en su mundo.

Bueno así termino yo este 2012, con una recomendación de las que no hay desperdicio, una obra ideal para pasar un buen rato viendo cine y disfrutar de varias figuras que han marcado un antes y después en un género. Sin más, me despido y le deseo a todo aquel que entre en un nuevo año dentro de un par de días, que lo haga con el buen pie, cuídense y disfruten de la fiesta con aquellos que tienen a su lado.