Clasicosis

Cine Clásico: 'La comedia de la vida' Teatro en el cine.

Nunca pensé que me rebajaría tanto como para convertirme en un actor.

Ficha: La comedia de la vida.

La comedia estadounidense tiene muchos nombres propios. Muchas figuras del Hollywood clásico crearon y participaron en auténticas obras hilarantes en la época dorada del cine. Como director siempre asociaré la Screwball Comedy con Howard Hawks, pese a ser un director que destacó en otros géneros, quizás él realizara una de las mejores comedias de la historia, 'La fiera de mi niña'. En este film, participaba uno de los grandes actores del género, el gran Cary Grant, que se desenvolvía en estas obras como pez en el agua. Al igual que su compañera de oficio Carole Lombard, que también destacó en el dicho género.

'La comedia de la vida' (Twentieth Century, 1934), fue una de las obras del director que he nombrado anteriormente, y además, fue una de las primera oportunidades para una joven actriz de interpretar un papel protagonista en un género que acabaría siendo suyo, me refiero a la guapísima Carole Lombard, también nombrada con anterioridad.

El film nos introduce completamente en el mundo del teatro. Donde podemos ver a un excéntrico dramaturgo y director teatral, Oscar Jaffe (John Barrymore), que posee un carácter insoportable. Dicho dramaturgo se obsesiona con una joven e inexperta actriz, Mildred (Carole Lombard), a la que escoge como protagonista para su próxima obra, empeñándose en convertirla en una gran estrella, incluso le cambia el nombre por el de Lily Garland. El estreno es un éxito, y la actriz se convierte en toda una estrella, pero debido al difícil trato con el Jaffe, decide emigrar a Hollywood, donde también triunfará.

El film se pasa en un suspiro, en gran parte, debido a la dirección de Howard Hawks, quien sabe cómo manejar el tiempo perfectamente en esta clase de películas, siempre hay ocurre algo en pantalla que requiere la atención del espectador, todo ello para arrancar una sonrisa o carcajada. Pero todo ello en parte también es debido al guión con el que cuenta el film, un guión que está basado en una obra teatral escrita por Ben Hecht y Charles MacArthur, y fueron estos dramaturgos los que adaptaron su propia creación para que fuese llevado a la pantalla. Ambos son autores de la obra en la que se baso 'Luna Nueva' y 'Primera Plana', así que se pueden decir que eran dos grandes.

Oscar Jaffe está genialmente interpretado por John Barrymore, ya que su personaje tiene que ser excéntrico, surrealista, insoportable y siempre buscando el manipular a los demás para su propio beneficio. Y debo decir que el actor lo borda, tiene que ser así, ya que el personaje me caía mal hasta a mí, así que creo que consiguió su propósito. Por otro lado, está la encantadora Carole Lombard, empieza a destacar en la gran pantalla, y es debido a que es capaz de encajar en multitud de escenarios con miles de situaciones diferentes, ella siempre nos hará esbozar una sonrisa. Ambos actores parecen tener buena compenetración en el film, pese a que sus personajes no se llevan del todo bien.

La película no es muy larga, te hace pasar un rato divertido, ya que está llena de situaciones impensables, posee algunos scketches de los más divertidos, como el del hombre que va pegando pegatinas por todo el tren. Además, es una oportunidad para ver a dos grandes estrellas de Hollywood en acción, dirigidos por otro de los grandes, así que, ¿qué más se le puede pedir al film?