Clasicosis

Cine Clásico: 'Seis destinos' Seis historias.

- ¿Qué ocurre?

- Nada, nada. Si quiere saberlo, el traje ha sido maldecido.

Ficha: Seis destinos.

En la historia del cine, a lo largo de las décadas, se puede apreciar que en algunas ocasiones una película es motivo para reunir a un grupo de grandes actores, mejor dicho de estrellas de Hollywood para el deleite de la audiencia, seguro que si piensan en ello, algunos ejemplos le aparecerán en la memoria. Hoy os traigo un film que hace mucho que quería ver, y por fin lo he logrado. Estamos ante una producción estadounidense de 1942, titulada originalmente 'Tales of Manhattan', es decir, historias de Manhattan, pero que en España, fue traducida a nuestra manera, así que acabó siendo ' Seis destinos'.

El film está ambientado en Nueva York, y cuenta con varios episodios independientes, pero todos ellos tienen algo en común, un traje. El traje en cuestión va pasando de mano en mano, y cada uno que lo recibe vive una aventura especial a causa de él.

Aunque se pueda pensar, que teniendo varias historias independientes, hubieran participado varios directores en la película, no es así, toda ella fue dirigida por Julien Duvivier. Así el film no cambia de estilo a la hora de la dirección. Pero el proyecto si cuenta con innumerables guionistas, de los cuales no tengo claro en que historias ha participado cada uno, pero hay nombres de la talla de Ben Hecht ('Encadenados', 'Recueda..', 'Scarface'), Lamar Trotti ('Incidente en Ox-Bow', 'El joven Lincoln', 'Cielo Amarillo'),Donald Ogden Stewart ('Historias de Filadelfia', 'Tu y yo', 'Vivir para gozar'), Alan Campbell ('Ha nacido una estrella', 'La loba') o Samuel Hoffenstein ('Laura', 'El hombre y el monstruo', 'La alegre divorciada', 'El fantasma de la Opera (1943)'). Como se puede ver, estamos antes grandes nombres del mundo del guión del Hollywood clásico, personas que han participado en grandes películas de la historia del cine, y que muchas de ellas ya las hemos comentados en Clasicosis. Pero aún así no estamos ante un film perfecto, como suele suceder en un proyecto de este estilo, el resultado final es irregular, algunas historias destacan más que otras, así que algunos nombres salen "vencedores" por encima de otros, pero aún así, estamos ante una comedia ligera, que entretiene, divierte y, además, es una oportunidad para ver desfilar a una gran cantidad de estrellas.

Esto último que menciono es el gran atractivo del film, ver a todos esos actores y actrices juntos, en una misma película. Empezar y ver como aparecen en la primera historia Charles Boyer y Thomas Mitchell, ambos realizan un estupenda interpretación y luchan por la guapísima Rita Hayworth. A continuación podemos ver otra historia protagonizada por una gran pareja, Henry Fonda y Ginger Rogers, ambos divertidos y alegres, nos regalan una serie de diálogos ingeniosos. El segmento protagonizado por Charles Laughton es una maravilla, combina estupendamente el drama con el humor, y el actor no necesita compañeros para compartir la trama, ya que él solo se vale y se basta. También hay un segmento protagonizado por Edwar G. Robinson, y al igual que pasa con el actor anterior, este llena de fuerza su interpretación y vuelve a demostrar que era un grandísimo actor. Y el film acaba con un momento musical y la voz inmensa de Paul Robenson.

Pese a que no estamos ante la mejor comedia de la historia, si que estamos ante una película realmente divertida, con la que he disfrutado mucho y con la que creo que cualquiera que la vea puede disfrutar. Y como he dicho ya, el poder ver a todos estos grandes nombres en un solo film, es un lujo que se ha dado una vez, en este film.