Clasicosis

Cine Clásico: 'Matrimonio original' ¿Hitchcock se pasa a la comedia?

- Si tuvieras la oportunidad de volver atrás, ¿volverías a casarte conmigo?

- Francamente, no. No es que quiera estar casado con otra, pero cuando uno se casa tiene que renunciar a cierta libertad e independencia, si pudiera volver atrás, creo que no me casaría.

Ficha: Matrimonio original.

Pues sí, gracias o por culpa de Carole Lombard, una de las grandes actrices de las comedias de la época dorada del cine, el maestro de suspense hizo una incursión en la comedia americana, e intentó realizar una screwball comedy, que tanta fama tenían en esos años. Venía de cosechar buenos éxitos con sus primeras películas en Estados Unidos, tras 'Rebeca', realizó 'Enviado especial' (Foreign Correspondent, 1940), una gran obra de suspense ambientada en la Segunda Guerra Mundial. Así que tras un gran inicio cae en los encantos de la actriz norteamericana, con la cual tenía una buena relación, y accede a realizar una comedia con ella de protagonista, años después en las celebres entrevistas con el director francés François Truffaut, Alfred Hitchcock dice que todavía no sabe porque acepto ese proyecto.

Tras haber trabajado con David O. Selznick, quien no había acabado muy contento con la forma de trabajar del director, el productor decide pasar los derechos a otros estudios, primero a uno independiente, con el que Hitchcock rodaría 'Envidado especial', y más tarde el director británico fue cedido a la RKO, firmando por un año de trabajo, y siendo 'Matrimonio original' (Mr. & Mrs. Smith, 1941), el primer film que realizó con dicha productora.

David Smith (Robert Montgomery) y Ann Smith (Carole Lombard) son una pareja más bien peculiar, y poseen una extraña forma de solucionar sus problemas, que consiste en encerrarse en una habitación juntos, y no abandonarla hasta que las cosas vuelvan a la normalidad. Por un error administrativo, al Sr. Smith le comunican que su matrimonio no es legal, por lo que ante la ley no está casado con Ann. Él se lo calla y no le dice nada a la Sra. Smith, quien se ha enterado por un tercero de la noticia, a partir de aquí la pareja entra en una dinámica de amor-odio.

Menos mal que Alfred Hitchcock no le dedicó mucho tiempo a su carrera a la comedia, porque no hubiera llegado a ser lo fue, no tan recordado como lo es. Cuando al director no le interesaba un proyecto se notaba, y como confesó más tarde, fue muy fiel al guión de Norman Krasna, así que tan solo se limito a fotografiar a los actores mientras realizaban su trabajo. Pues, en definitiva, estamos ante una comedia ligera, que siendo muy simpática, no acaba de dejar huella en el género. La historia puede recordar a otras comedias ya vistas, y con mejor factura.

Pero los actores protagonistas están a la altura, son los que elevan el film por encima de lo que se puede pensar en un principio. Robert Montgomery era un desconocido, para mí, la primera vez que vi el film, y lo sigue siendo. Pero cumple las expectativas, realiza un papel muy simpático y tiene buena química con su co-protagonista. Carole Lombard está fabulosa, como siempre, para algo es la reina de las comedias clásicas. No estamos ante su mejor film, pero nos deleita con una serie de momentos que te hacen esbozar una sonrisa.

Como podéis ver, no estamos ante una de esas grandes obras de Alfred Hitchcock, que estamos repasando en estos días, el hecho de que haya escrito sobre ella, es simple, como ya he dicho, dentro de la filmografía del maestro del suspense estamos ante su única comedia pura, ya que la comedia, negra sobre todo, siempre ha estado muy presente en las obras del director. Una vez más, os dejo la captura del cameo del director, como simple curiosidad.