Clasicosis

Cine Clásico: 'La conspiración del silencio' El odio a lo diferente.

-Yo creo que un hombre no es nada si no defiende lo que es suyo.

Ficha: La conspiración del silencio.

En un film con estas características, creo que no había actor más ideal que el gran Spencer Tracy, y digo esto, porque en muchas ocasiones lo hemos visto en algún film de denuncia o de crítica social, ya sea en aire de comedia o drama. En este caso, lo vemos en un tema muy tratado en el cine, y que el propio actor ya lo había hecho, me refiero al racismo, un tema que volvió a tratar años más tarde en 'Adivina quién viene esta noche'.

 

En 1945, tras la guerra, un hombre con un solo brazo llega a un pueblo situado en medio del desierto, Black Rock, se trata de John MacReedy (Spencer Tracy). El motivo de su viaje es encontrar a Joe Komaco, un granjero japonés que habita cerca al pueblo, la razón se debe a que quiere conocer al padre del soldado que le salvó la vida durante la guerra. Pero al llegar a Black Rock se encuentra a uno habitantes hostiles, y ningún rastro de Komaco, además no encuentra ninguna respuesta a sus preguntas, así que es evidente que los vecinos del pueblo ocultan algo, cosa que acaba llamando la atención de MacReedy, que luchará por encontrar la verdad.

'La conspiración del silencio' (Bad Day at Black Rock, 1955) fue dirigida por John Sturges, un hombre que dirigió algunas obras importantes en la historia del cine, como por ejemplo 'La gran evasión'. Hay que decir, que estamos ante un gran film, en parte debido al guión escrito por Millar Kaufman, que ingenió una historia, que pese a que el transcurso de las situaciones se va intuyendo, pues ya el tema del racismo ha sido tratado de todas las formas posibles, pero aún así, el guión está bien ingeniado para, aunque intuyamos que ha pasado con el granjero japonés, sepamos poco a poco lo que verdaderamente ocurrió. Pero si algo destaca en esta historia, es la cantidad de odio que un hombre puede guardar en su interior y todo lo que es capaz el hombre para salir indemne de una mala situación.

Otra gran cualidad de este buen film, es su reparto. Encabezado por Spencer Tracy, quien realiza otra gran papel dentro de su carrera, además de regalarnos una interpretación pausada, ya que interpreta a un veterano muy inteligente que va en busca de la verdad sobre Komaco. Pero además como secundarios tenemos a Robert Ryan, Lee Marvin y Ernest Borgnine. El primero interpreta al líder, por decirlo de alguna forma, de los habitantes del pueblo, su poder llega por encima del sheriff. Los otros dos actores, interpretan a los seguidores del primero, sus soldados, por así decirlo, que no dudan en utilizar la fuerza para conseguir sus objetivos.

Aunque, como ya he dicho, el racismo ha sido tratado de mil formas diferentes en el cine, siempre ha sido asociado al odio del hombre blanco hacía las personas negras, pero en este caso es un simple odio a lo diferente. Por ello, por un buen guión y por ver a un reparto de semejantes características es una película que merece totalmente la pena ver en algún momento.