Clasicosis

Cine Clásico: 'El sargento negro' Racismo en la caballería.

- ¡Me volvía loco! ¡Tenía que ser mía! ¡Tenía que hacerlo! ¡Usted sabe que tenía que hacerlo! Dios, ¡ayúdame!

Ficha: El sargento negro.

Entre aniversarios y nuestros "especiales, primero a Alfred Hitchcock y ahora a Katharine Hepburn, parece que hemos dejado de lado a algunos de los grandes del cine clásico. Hoy toca reencontrarnos con John Ford, un seguro en el blog, antes siempre hablábamos de al menos una de sus películas al mes. 'El sargento negro' (Sergeant Rutledge, 1960) quizás pueda ser considerada como una de sus obras menores, pero si no has visto ningún film suyo y ves este y te dicen que es un film menor en su filmografía, seguro que tu imaginación no alcanza a pensar cómo serán sus mejores películas.

En Arizona, en el Fuerte Linton, el Sargento Rutledge (Woody Strode), el sargento negro,  va a enfrentarse a un consejo de guerra, ya que ha sido acusado de asesinar y violar a una joven blanca. Él siempre ha sido considerado como un soldado leal y valiente, pero ahora el ejército le cree culpable, él único que parece confiar en él es el Teniente Tom Cantrell (Jeffrey Hunter), quien se encargará de la defensa del acusado.

A base de flashbacks John Ford nos va contando todo lo sucedido con respecto al caso de asesinato. Me encanta como introduce en cada momento el flashback, inmovilizando a los actores y oscureciendo la escena hasta que saltamos en el tiempo. El film puede funcionar como drama, western e incluso como cinta de intriga, quizás esta última cualidad sea la más fascinante, ya que poco a poco vamos descubriendo pequeños detalles que nos hacen ver que el Sargento no tuvo nada que ver, y que la historia se encamina hacia otro lado, así el film contiene un par de giros de guión impresionantes, que, en mi caso, me dejaron con los ojos como platos, posee un final digno de las mejores películas del director.

El director se rodea de un reparto algo irregular. Woody Strode, quien interpreta al Sargento Rutledge, encabeza el reparto, creo que el actor no realiza un papel demasiado complicado y por ello no destaca, pero en pantalla queda genial, con su rostro fuerte y su mira de tipo duro. Jeffrey Hunter es el encargado de meterse en la piel de Tom Cantrell, quien se encarga en la defensa, su trabajo tampoco destaca por encima del resto, incluso su personaje resulta odioso a ratos. Constance Towers le da el toque femenino al film, la actriz interpreta a un personaje importante en la trama, ya que ella es una de las pocas personas que puede cerrar algunos cabos sueltos en los hechos acontecidos en referencia al sargento.

Una vez más he encontrado un film, que no conocía, que me ha sorprendido muy gratamente. Hay muchas maneras de contar una historia, pero cuando se elige una que te hace dicha historia tan apasionante que no puedes despegar los ojos de la pantalla, es señal de que tras las cámaras se ha realizado un gran trabajo, pero que se cabe esperar cuando en la silla del director se sienta alguien como John Ford.