Clasicosis

Cine Clásico: 'La gran aventura de Silvia' Primer encuentro de Grant y Hepburn.

Para el aventurero, para los que se apartan del camino trillado, la vida es un gran espectáculo en el que la diversión, la suerte y el amor aparecen de la forma más extraña, inesperadamente, sin por ello resultar menos agradables.

Ficha: La gran aventura de Silvia.

Como ya sabéis, en Clasicosis estamos haciendo un repaso a parte de la filmografía de la gran Katharine Hepburn durante estos meses. Durante su carrera, la actriz formó pareja fílmica con Cary Grant en cuatro ocasiones, de las cuales tres ya las hemos repasado en este blog, estas son 'La fiera de mi niña', 'Vivir para gozar' e 'Historias de Filadelfia'. Así que todavía nos queda una y, casualmente, es la primera que reunió a estos dos buenos actores, este film es 'La gran aventura de Silvia' (Sylvia Scarlett, 1935).

El viudo Henry Scarlett (Edmund Gwenn) tiene que escapar de Inglaterra por ser acusado de un cargo de malversación, así que decide ir a Francia. Su hija Sylvia (Katharine Hepburn) decide acompañarlo, pero para evitar ser reconocida decide disfrazarse para parecer un chico, así se hace pasar por Sylvester. Durante el viaje conocen a un estafador llamado Jimmy Monkley (Cary Grant), al que padre e hija se unen para hacer carrera en el mundo del crimen. Tras aparecer Maudie, una sirviente amiga de Jimmy, los cuatro deciden montar una empresa de entretenimiento e ir viajando por distintas ciudades haciendo su espectáculo. Así conocen al atractivo artista Michael Fane (Brian Aherne), el cual hace que Sylvia deje de fingir ser una chica, entrometiéndose en la historia.

Una vez más, al igual que en el film que os traje la semana pasada sobre esta actriz, tras las cámaras y en la silla de director se sienta George Cukor. De las cuatro películas nombradas al principio, esta era la única que me quedaba por ver, y tenía el listón muy alto, por que las otras son magníficas comedias. Y tengo que decir que las otras supera a esta, ya que, para mi gusto, estamos ante un film algo irregular. En el inicio estamos ante una comedia bastante ligera y amena, donde podemos disfrutar del descaro de los actores protagonistas, pero pasado la primera mitad del film, la historia da un vuelco y estamos ante un drama, o por lo menos ante grandes momentos dramáticos, que intentan pasar deprisa pero que aún así, te dejan con mal cuerpo. Y todo ello para finalmente volver a la comedia y vivir un final con un gran ritmo.

El film está sostenido por tres actores principales. Katharine Hepburn es sin duda la protagonista absoluta, por ello el film lleva su nombre. Y una vez más la actriz realiza una actuación muy solvente, en la que sabe transmitir sus sentimientos en cada momento. Además está genialmente acompañada por Cary Grant, del que esperaba más protagonismos, aunque cada vez que aparece tiene la suficiente carisma y le sobra descaro para apoderarse de la pantalla. Es Brian Aherne quien le roba algo de protagonismo al actor anterior, este interpreta de una manera correcta al artista que hace volver a Sylvia.

Creo que me voy a repetir, pero me está encantando hacer este repaso por la extensa filmografía de una de mis actrices favoritas, porque me está dando la oportunidad de ver películas que no conocía aún, sobre todo del inicio de su carrera, y así puedo conocer los orígenes de la actriz y verla evolucionar. Aunque esta película no está entre mis favoritas, tengo que decir que entretiene a ratos, a mí personalmente, me sobra el giro dramático a mitad de cinta.