Clasicosis

Cine Clásico: 'Mar de hierba' Melodrama sureño.

-Sonríe, entonces.

-¿Sonreír?

-No lo haces desde el compromiso.

-Yo...

-Lo más largo de San Luis: Tu cara y el río Mississippi.

Ficha: Mar de hierba.

Una vez vista la película no entiendo porque Elia Kazan, el director de esta, en su autobiografía declaraba que esta era la única película de la cual se avergonzaba haber realizado. Tras disfrutar de este drama, está claro que no es el mejor film del director, pero tampoco creo que estemos ante su peor cinta, simplemente puede tener algunos factores que no la hagan tan atractiva, pero para mí está claro, a mí me ha gustado.

Lutie Cameron (Katharine Hepburn) se prepara para casarse con el coronel James B. Brewton (Spencer Tracy), después de un breve noviazgo. Cuando ella llega a su nuevo hogar se encuentra con que su nuevo esposo es considerado por los lugareños como un tirano que usa la fuerza para mantener a los agricultores lejos del Mar de Hierba, que es utilizado para alimentar a su ganado. Así, Lutie tiene dificultades para entender las creencias y pasiones de su esposo, pese a que ella intenta hacerlas suya.

Como ya dije anteriormente, 'Mar de hierba' (The Sea of Grass, 1947) fue dirigida por Elia Kazan quien para mi gusto acabo consiguiendo un buen resultado en la realización de este melodrama. El film contiene algunas muy buenas cualidades, entre ellas está los actores protagonistas, que vuelven a estar a la altura. Pero además, desde casi el inicio de la película se crea un ambiente lleno de incertidumbre, ya que desde la llegada de la protagonista a su nueva ciudad, todo el mundo le advierte que no sabe donde se está metiendo. Todo este ambiente se mantiene durante todo el metraje, en el cual nos movemos en un gran período de tiempo, esta evolución en el tiempo viene señalada por el crecimiento de los niños, desde que son unos bebes hasta que son adultos. La fotografía de Harry Stradling Sr. le da un aspecto perfecto al film, sobre todo esas secuencias en las que se muestra grandes paisajes naturales.

Algo que hace grande a los personajes de la cinta son sus imperfecciones, cosa que hace que surjan conflictos entre ellos y hace que el film avance. Quizás de todas de las películas que hemos revisado de los actores protagonistas, esta sea en la que peor favorecidos salgan, incluso puede que en algunos momentos no agraden. La actitud dominante de Spencer Tracy no concuerda con la simpatía que suele mostrar en las películas que participa con Katharine Hepburn. Ella vuelve a mostrar el gran talento que poseía, que destacaba tanto en comedia como en drama. Como secundario, está Robert Walker, quien quizás es el personaje más desagradable, y es que a este actor tenía talento para meterse en la piel de esta clase de personajes.

Después de ver el film, el único motivo que veo para que el director no estuviese orgulloso de su trabajo, solo puede ser los posibles problemas que tuvo con el estudio, la Metro, a la hora de realizar la cinta, donde tuvo que ceder ante las imposiciones de los productores en diversos aspectos.