Clasicosis

Cine Clásico: 'Vorágine' El poder de la mente.

-Fue muy lista en no decírselo a su marido. El matrimonio perfecto se basa normalmente en lo que marido y mujer desconocen el uno del otro.

Ficha: Vorágine.

Hay historias que debido a su naturaleza hacen que no concentre del todo en la película, me pasa con 'Recuerda' de Alfred Hitchcock, y algo parecido me ha pasado con este film, 'Vorágine' (Whirlpool, 1949) de Otto Preminger. Con esto no quiero decir que ambas películas no sean buenas, ya que en ambos casos estamos antes dos buenos thrillers, pero hay elementos en las historias que hacen que chirríen.

Ann(Gene Tierney), es esposa de un psicoanalista (Richard Conte) que cae presa de un hipnotizador charlatán (José Ferrer), tras este salvarla de un altercado en un centro comercial, en el que ella es detenida por robo. Una de las pacientes de este hipnotizador, que ahora es tratada por el psicoanalista, es encontrada muerta, y en la escena del crimen es encontrada también Ann, que es acusada del crimen, pero a ella le cuesta recordar que pasó en realidad.

Otto Preminger creo que es un director al que siempre habrá que reivindicar, pese a que los aficionados al cine clásico es conocido, no es un director que haya pasado a la historia como otros de los grandes del cine, pero todo el mundo que conocemos sus trabajos sabemos de lo que es capaz este director. En esta ocasión, quizás no estemos ante uno de sus grandes trabajos, ya que el resultado final de la cinta es algo irregular. Parte de la culpa de esto es la historia, que se hace demasiado previsible, aunque tenga cierto punto de suspense al ver que el verdadero asesino puede salir indemne.

El tema del hipnotismo es a lo que me refería al principio del post, además de ser un recurso poco creíble, para mí opinión, es uno de esos factores que puede intentar enmascarar cualquier fallo en el guión, ya que cualquier problema que surja en la historia puede ser atribuido al hipnotismo. Pero si obviamos esto, encontramos un buen thriller que es capaz de entretener al espectador.

El director vuelve a dirigir a una actriz con la que ya consiguiera un gran éxito, me refiero a la preciosa Gene Tierney, quien interpreta a una mujer compleja, que tiene varias caras, con su marido intenta ser la mujer perfecta pese a sus problemas, pero de cara a los demás intenta dar apariencia de mujer fuerte, pero todas estas apariencias se derrumban cuando es acusada de cometer una asesinato. El otro gran nombre del film es José Ferrer, de cual yo quede maravillado tras ver su interpretación de Cyrano de Bergerac. En esta ocasión se mete en la piel de un hombre oscuro, un depredador atento a encontrar su próxima presa, a la cual destrozará sin piedad.

No estamos ante una cinta que me haya apasionado, pero hay que reconocer que el film reúne una serie de factores, dirección y elenco entre ellos, además de ver el nombre de Ben Hecht como guionista, que la hacen muy apetecible, y el resultado puede que sea menor de lo que uno se espera tras ver estos nombres en los títulos de créditos iniciales.