Clasicosis

Remake: 'Adiós, Mr. Chips'

Quizá se me olviden cosas, pero nunca olvidaré vuestras caras. Si venís a verme en los próximos años, y espero que lo hagáis... puede que me veáis dudar. Y entonces os diréis: "El viejo ya no se acuerda de mí". Pero sí los recordaré, tal como son ahora. Eso es lo importante.

Ficha: Adiós, Mr. Chips (1939).

Ficha: Adiós, Mr. Chips (1969).

Esta semana por motivos ajenos al blog, hemos podido actualizar poco y, además, ha dado la casualidad que los dos únicos posts de la semana han sido dedicado a remakes. En esta ocasión os traigo esta películas por una simple razón, y es que tal día como hoy, pero hace 75 años, se pudo ver por primera vez la versión de 'Adiós, Mr. Chips' (Goodbye, Mr. Chips) realizada en 1939. Pero además, treinta años después se realizó una nueva versión de la historia, así que esa versión cumple 45 años en este 2014.

Como bien se puede presuponer, las dos películas se centra en la historia de Mr. Chips, un profesor de un colegio privado para chicos. Durante la historia lo vemos envejecer en el colegio y convertirse en una de las figuras más importantes de dicho colegio, admirado por su compañeros y alumnos, teniendo en cuenta que sus inicios no fueron del todo fáciles.

En la primera versión, en la silla del director se sentaba un veterano ya en la dirección, Sam Wood, quien realizó un muy buen trabajo. La película goza de una ambientación maravillosa, se puede apreciar todos los sentimientos, la alegría, la tristeza o la tensión que produce la Primera Guerra Mundial en la vida en el colegio. La película tiene grandes momentos, entre ellos algunas escenas que te hacen soltar algunas lágrimas, aún sabiendo lo que iba a venir, y todo ello es gracia a la magnífica interpretación de Robert Donat¸ quien parece que es ideal para el papel de Mr. Chips, su personaje es totalmente adorable, desde principio, aún siendo un poco más arisco, hasta el final. Su comportamiento cambia tras conocer al personaje de Greer Garson, quien también realiza un interpretación adorable, cualquiera se enamoraría de su personaje.

Sin embargo, treinta años más tarde, sería un debutante en la dirección quien se hiciera cargo de la filmación de la película, este fue el coreógrafo Herbert Ross. Y es que esta es una versión musical de la historia, pese a que no tiene muchos números musicales, si que tiene algunas escenas en los que los protagonistas muestran sus sentimientos con canciones. El elegido en esta ocasión para meterse en la piel de Mr. Chips es el magnífico Peter O'Toole.  Su personaje pese a elegante, quizás no tenga la simpatía que el profesor de la antigua versión. En mi opinión, creo que es lo mismo que también le ocurre al personaje de Petula Clark, quien es la mujer que cambia la actitud del aburrido profesor de latín. Pero el film cuenta con una gran ambientación, también, pero se ajusta a otra época, así en esta ocasión es la Segunda Guerra Mundial la que afecta a la vida en el colegio.

Espera tener más indecisión a la hora de decantarme por una de las versiones, pero tengo que decantarme, sin lugar a duda, por la versión de 1939, ya que esta película me dejó pegado a la pantalla de principio a fin. Además que tiene grandes personajes, no solo los protagonistas, también los secundarios, así el profesor protagonista tiene una relación magnífica con sus alumnos, en especial vemos la que tiene con los Colley de diferente generación, este es el niño con el que se nos hace presente el paso del tiempo. Ambas son dos grandes películas sobre una gran historia.