Clasicosis

Remake: 'El cuervo' vs 'Cartas envenenadas'.

- Doctor. Hay una carta para usted.

Ficha: El cuervo.

Ficha: Cartas envenenadas.

Entiendo que un remake puede llevarse a cabo por dos motivos principalmente. El primero es porque un autor cree que puede realizar una nueva obra basándose en una anterior e intentar mejorarla. El segundo es que entre el público estadounidense tiende a rechazar los films subtitulados y el doblaje no se estila, por lo que hacen sus propias versiones de películas extranjeras. El caso que hoy nos ocupa es claramente el segundo.

Entre "El cuervo" (Le corbeau, 1943) y "Cartas envenenadas" (The 13th letter, 1951) no pasa ni una década. La versión de Otto Preminger se realiza para que en Estados Unidos puedan disfrutar de la historia dirigida anteriormente por Henri Georges Clouzot en francés. Clouzot estaba ante su segundo trabajo como director mientras que Preminger ya había rodado su obra cumbre años antes. Pero lo que realmente marca la diferencia es el momento y situación politico-social que rodea al film de Clouzot. En plena ocupación nazi, una visión tan oscura de los habitantes de un pequeño pueblo francés no sentó nada bien e hizo que este film se estrenase con polémica. Cuando Francia fue liberada tanto el director como varios miembros del reparto y equipo fueron suspendidos temporalmente por haber rodado con Continental Films, una productora alemana.

Las tramas se mantiene similar en ambas versiones. Uno de los doctores de una pequeña localidad empieza a recibir unas cartas anónimas donde se le acusa de realizar abortos y ser amante la de mujer de otro médico. Esta serie de acusaciones desestabilizarán no sólo al doctor en cuestión sino a la vida diaria del pueblo. Otros habitantes estarán temerosos de que sus secretos sean aireados o comenzarán a sospechar de cualquiera que pueda ser el difamador.

Cada película enfoca la intriga y la tensión de una manera distinta. La de Clouzot no es nada condescendiente con el público, le hace estar atento a cada conversación. Todos sus personajes tienen luces y sombras, son más despiadados. Vemos a Ginette Leclerc decirle a Pierre Fresnay:"Eres un cobarde. Eres débil. De los dos, la zorra eres tú." algo que un personaje como el de Linda Darnell nunca diría. Ésta es mucho más incómoda de ver. Su fuerza no reside en descubrir quién es "El cuervo" que escribe las cartas sino en ver cómo esto afecta a quienes las recibe.

El guion de Howard Koch para la versión de Preminger intenta desde el principio ser menos confuso y más fácil de seguir. Decide prensentar abiertamente ciertas relaciones entre personajes que la primera versión se reserva para bien avanzado el metraje. Es una adaptación que arriesga poco. Se mantiene muy pegada a la original aunque pierde mucha de su crudeza y se edulcora. Los personajes principales son más afables y será más sencillo empatizar con ellos. Lo más destacado de su elenco son los secundarios como Charles Boyer, quien siempre aporta una buena actuación, o Constance Smith. Otros como Linda Darnell o Michael Rennie están correctos pero sin ser nada destacable. Hollywood estaba a años luz de incluir temas como el aborto o las relaciones esporádicas de una noche con embarazo incluído así que estos temas desaparecerán o aparecerán extremadamente velados.

La versión de Otto Preminger no es una mala película en sí misma pero tiene que luchar con el poco riesgo que los grandes estudios solían correr. Es un film que entretiene pero que una vez visto su predecesora se nos hace descafeinado y palidece. Clouzot quiere meter el dedo en la llaga en una época además poco propicia para ello. Se expone más y sale victorioso. Sinceramente, no había ninguna necesidad de hacer un remake.