Clasicosis

Remake: 'El amor llamó dos veces' vs 'Apartamento para tres'

Ficha: El amor llamó dos veces

Ficha: Apartamento para tres

Hoy estrenamos una nueva sección, REMAKE, y como sospecharéis, comentaremos una película y su correspondiente adaptación unos años después. Vamos a comenzar con uno de los último remakes que he descubierto. Desde hace años le tengo un cariño especial a “Apartamento para tres” (“Walk, don’t run, 1966) y la sorpresa llegó cuando hace unos meses me senté a ver “El amor llamó dos veces” (“The more the merrier”, 1944) descubrí que la de Cary Grant era un remake. Tras unos momentos en shock, con los dedos cruzados, y pensando “por favor, que no sea mejor y no me arruine el recuerdo” decidí aislar todas estas ideas y disfrutar sin más de la película que tenía delante. Ya se que yo en este caso era una clienta muy difícil, tenía que ser muy buena para que comprara, y al final, compro.

Para poneros en antecedentes hablemos del argumento común. Estas dos mujeres viven en ciudades que, cada una por sus razones, están abarrotadas y como buenas samaritanas deciden alquilar una habitación para evitar que alguien duerma en la calle. Entonces aparece un hombre de avanzada edad que llega antes de lo previsto a la ciudad y se encuentran sin sitio en su hotel, ellas no estarán muy convencidas por eso del qué dirán, ya que su prometido es un hombre de una cierta posición, pero aceptan, el problema aparece cuando este inquilino se apiada de un joven que no tiene donde dormir y subarrienda su habitación.

Lo mejor de estas dos películas son las diferencias que hay entre ellas, no hay peor remake que aquel que está calcado al original aunque con mejores detalles técnicos. Al situar la segunda historia en el Tokio abarrotado por los Juegos Olímpicos en vez del Washington DC durante la II Guerra Mundial hace que todo el entorno cambie y sea visualmente tan distintos que no pensamos que eso ya lo hemos visto antes. Los secundarios que rodean la trama también son distintos o lo que va precipitando la historia hacia la última trama es diferente, aunque por supuesto que si la extrapolamos encontraremos muchísimas similitudes.

El trío protagonista de “El amor llamó dos veces” es sinónimo de éxito, son tres actores conocidos y un valor seguro para una screwball, ya que los tres tienen a sus espaldas multitud de comedias. Charles Coburn realiza un gran papel, es un celestino peor que una portera y se lo pasa pipa, él ya no tiene nada que perder, está casado, con dinero, y un poco de diversión no hace daño a nadie. Cary Grant, en su versión, está igual de divertido pero con unos cuantos kilos más de dulzura, encanto y amabilidad, es entrañable de principio a fin, ya hablamos anteriormente de la comicidad gestual de este actor, y aquí da una buena muestra de ello, ya que hay unos cuantos gags casi mudos. Por otro lado, la pareja que acompaña a Grant es completamente desconocida, de hecho a lo largo de sus carreras ambos fueron secundarios y no disfrutaron de las mieles del éxito. Sin embargo, la química que desprenden este norteamericano y esta inglesa nos convence, sus personajes son muy diferentes pero se ve que existe una conexión.

En definitiva, escojáis la película que escojáis sabed que vais a pasar un buen rato. La original es un entretenido film, desprende encanto y amabilidad. Pero su remake no tiene nada que envidiar, es divertida y cuando acaba estás con una sensación que mezcla calma y pena por saber que es la última escena de Cary Grant en el cine. Yo, si tengo que elegir, por antigüedad en mi corazoncito me quedo con “Apartamento para tres”. Y ¿Vosotros ya las conocíais? ¿Con cuál os quedáis?