Clasicosis

Fallece Eleanor Parker, el talento en la sombra.

Ayer los más trasnochadores no íbamos a la cama con la amarga noticia del fallecimiento de Eleanor Parker. Hoy es el día de rendirle un homenaje a esta gran pero casi desconocida actriz. Por culpa de este olvido, creo que la mejor forma va a ser hacer una guía básica de su filmografía. Para que quienes no la ubiquen conozcan su trabajo y como medio de reivindicación para los que la adoramos desde hace tiempo.

Eleanor Parker fue descubierta cuando tan sólo llevaba 6 meses estudiando interpretación en el Pasadena Playhouse. Su primer trabajo fue en 1941en el film de Raoul Walsh "Murieron con las botas puestas" aunque finalmente sus escenas se cortaron del metraje definitivo. A partir de ahí fue consiguiendo papeles secundarios o de partenaire femenina. "El orgullo de los marines (Pride of the Marines, 1945) o el remake de un personaje ya interpretado por la mismísima Bette Davis en "Cautivos del deseo" (Of human bondage, 1946). Todo esto la fue preparando para dar un puñetazo sobre la mesa en 1950.

"Sin remisión" (Caged, 1950)

John Cromwell le sirve uno de los mejor personajes femeninos que se habían visto en el cine clásico. Ella lo recoge y lo interpreta a la perfección. Un drama en una cárcel femenina era una temática poco habitual, y con un tono tan crudo y poco complaciente más aún. Parker ganó en el Festival de Venecia y recibió una más que merecida nominación al Oscar. Cualquier otro año la estatuilla habría sido suya pero ese año competía contra Bette Davis en "Eva al desnudo" y Gloria Swanson en el "El crepúsculo de los dioses", ambas actuaciones antológicas. La sorpresa viene cuando no ganó ninguna de las tres sino que lo hizo Judy Holliday por la sosísima "Nacida ayer". Estamos ante la mejor actuación de su carrera, miles de actrices mataría por conseguir un papel así e interpretarlo de forma tan soberbia. Aquí su carrera podría haber despegado, sin embargo, se quedó relegada en una segunda fila.

"Brigada 21" (Detective Story, 1951)

Tan sólo un año después estaría de nuevo nominada al Oscar. Este film puede ser de los más desconocidos de William Wyler y aunque a mi compañero Mr. Kaplan no pareció entusiasmarle yo rompo una lanza en su favor. La película en sí es una fantástica reconstrucción de la vida de un policía de a pie, no de esos héroes a los que el cine nos tiene acostumbrados. Una obra que se va transformando. Kirk Douglas y Eleanor Parker tienen una química que desborda tanto en los momentos dulces como en los momentos amargos. En el último tramo de la cinta salta un tema tabú a la palestra que eleva el film y las actuaciones de ambos.

"Scaramouche" (id, 1952)

Tras tanto personaje intenso cambió de tercio y se fue al cine de entretenimiento más dinámico, el de aventuras. El film de George Sidney viaja a la Francia revolucionaria del siglo XVIII para adaptar la obra de uno de los mejores escritores de aventura, Rafael Sabatini. Mi principal obstáculo para disfrutar de este film es el protagonista Stewart Granger, un actor que me suele espantar. Parker, por su lado, está deliciosa en el film. Divertida, tramposa y liberada, su personaje es de lo más jugoso del film

"Cuando ruge la marabunta" (The naked jungle, 1954)

Pocas veces se me ocurriría incluir un film de catástrofes entre la filmografía selecta de nadie pero esta película es casi un icono en sí misma. Eleanor Parker pasa aquí los días en la jungla ya que se ha casado por correspondencia con Charlton Heston. La adaptación no será nada fácil porque además de su nuevo marido y las costumbres del lugar tendrá que afrontar una terrible plaga de hormigas asesinas. La película pasará a la historia por las referencias sexuales poco sutiles o la pelea entre ambos protagonistas.

"El hombre del brazo de oro" (The man with the golden arm, 1955)

Parker vuelve aquí al drama más descarnado, y una vez más vuelve a meterse en un terreno inexplorado. Pocas veces habíamos visto en pantalla a un heroinómano pero Frank Sinatra y el director Otto Preminger se ponen manos a la obra para mostrar una historia tan cruda. Eleanor Parker interpreta a su esposa, una mujer desequilibrada. Si el tono del film ya no es precisamente alegre, este personaje lo hará más agobiante.

"Melodía interrumpida" (Interrupted Melody" (1955)

Con esta película llega la tercera y última nominación para Eleanor Parker. Las tres conseguidas en tan sólo 5 años. Este biopic narra la historia de superación de Marjorie Lawrence, una cantante de ópera australiana que en la cumbre del éxito sufre la polio, la cual deberá vender para intentar volver a los escenarios. A Parker la acompañaaquí Glenn Ford y la propia Lawrernce participa en el guion. Soy algo reticente a los biopics, más si son musicales y más si hay historias de superación por medio. Por ello, ésta es la única película de las que estamos comentando que aún no he visto.

"Millonario de ilusiones" (A hole in the head, 1959)

Vayamos a algo más alegre. Y si queremos ir a un lugar mejor, nadie mejor que Frank Capra para llevarnos allí. No estamos ante uno de los grandes films del realizador pero al menos nos trae una historia amable donde volver a ver a Sinatra y Parker en una historia que es la cara opuesta al "El hombre del brazo de oro". Sinatra es un padre viudo con un hotel que no tiene más que deudas. Recibe la visita de su hermano, Edward G. Robinson, quien estará dispuesto a dejarle dinero a cambio de reconducir su vida, dejar a su novia y casarse con una mujer de su elección. Esta mujer es Parker quien brilla en cada aparición. No tiene una actuación asombrosa pero su presencia llena la pantalla.

"Con él llegó el escándalo" (Home from the hill, 1960)

Uno de los últimos títulos que destacamos es este melodrama de Vincente Minnelli. Robert Mitchum es un tipo duro, rico y mujeriego de un pueblo de Texas. Debido a su personalidad vive alejado de su mujer e hijo, pero ahora que el hijo se está haciendo mayor y quiere darle una educación mucho más masculina. Lo que será un choque de trenes entre unos personajes tan opuestos. El personaje de Mitchum es un huracán y Parker, inteligentemente, deja que brille. Sabemos que la actriz podía sacar garra pero era una intérprete que no buscaba su gloria. Supo desarrolla un personaje frágil para que el de Mitchum floreciese.

"Sonrisas y lágrimas" (The sound of music, 1965)

Cuando la carrera fílmica de la actriz no pasaba por su mejor momento, tuvo la oportunidad de participar en esta famosa adaptación de un aclamado musical de Broadway. Eleanor Parker encarna a la Baronesa, prometida del Capitán Von Trapp, un personaje que no gozaría de un gran protagonismo y tampoco de una gran simpatía, ya que quedó relegada a un segundo plano con la llegada de la institutriz, por lo que la Baronesa se verá abatida por los celos hacía la recién llegada.

Desgraciadamente llevamos horas viendo titulares que nombran al personaje de la baronesa para que el gran público reconozca a Eleanor Parker. Se me cae el alma a los pies. Con este pequeño recorrido hemos visto que a pesar de tener una carrera que poca justicia le hace a su inmenso talento. Pero recordarla principalmente por su paso por "Sonrisas y lágrimas" es hacerle menos justicia aún. Otro tirón de orejas es el que habría que darle a la Academia Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. Una mujer que consiguió tres nominaciones en la categoría de actriz principal debería haber recibido un Oscar honorífico en vida.

Con este texto no cierro mi reivindicación a Eleanor Parker, continuaré haciéndolo siempre que tenga ocasión. A veces hay un inmenso talento oculto entre los personajes secundarios que merecen tantas alabanzas como los actores más consagrados. Una actriz que podía ser la más dulce, la más vulnerable, la más fuerte y elegante o la más maltratada por las circunstancias, con un imán en pantalla que no te deja apartar la mirada, no debería caer tan fácilmente en el olvido.

Descanse en paz, Eleanor Parker. Ya nos quedamos algunos aquí guardando que su nombre no se diluya.