Clasicosis

Cine Clásico: 100º aniversario de la inmensa Ingrid Bergman. 20 títulos de la actriz definitiva.

"Si me quitas la actuación dejaría de respirar."

En la última edición del Festival de Cannes, se dedicó su poster oficial a la figura de una de las actrices más importantes y con talento de la historia. El detalle iba con toda la intención ya que estamos en el 100º aniversario de su nacimiento.

Para entender la carrera y vida de Ingrid Bergman hay que viajar directamente a su infancia. Nació en Suecia un 29 de agosto de 1915, hace exactamente 100 años. A los 3 años de edad falleció su madre, a los 13 su padre, poco después su tía. Pasó a vivir con un tío y su familia hasta que entró en el Royal Dramatic Theater School. Es conocido el hecho de que Bergman probó la interpretación por su tremenda timidez pero incluso llegó a decir: "Puedo hacer de todo con facilidad en el escenario mientras que en la vida real soy demasiado grande y torpe. Así que yo no elegí la actuación. Ella me eligió a mí".

La falta de hogar y estilo de vida familiar junto con su devoción por la actuación fueron las claves de su vida. Durante su primer matrimonio se mudó a Estados Unidos, cuando su marido y su hija se instalaron en Nueva York ella lo hizo en California. Cuando ellos fueron a California, ella viajó a Italia y conoció a Roberto Rossellini, lo que sería uno de los mayores escándalos de la época. Bergman, admiradora de Rossellini, le escribió para ofrecerse como actriz. Rossellini aceptó y preparó "Stromboli, tierra de Dios" (1950). Bergman aún estaba casada así que el embarazo del que sería su primer hijo supuso tal revuelo que fue nombrada "persona non grata" en el país norteamericano. Sin pedir nunca perdón a nadie, Bergman colaboró intensamente con Rossellini. Una vez separados, los tres hijos que tuvieron en común se quedaron con la familia paterna. Los años 50 no estaban preparados para una mujer como Ingrid Bergman. A finales de la década vendría la reconciliación de la industria con la actriz.

Podemos dividir la carrera de la actriz en cuatro grandes periodos. Sus comienzos en Suecia estuvieron marcados principalmente por Gustaf Molander, con quien trabajó hasta 6 veces. A él le debe su descubrimiento hollywodiense. Cuando "Intermezzo" (1936) fue adaptada contaron con la actriz para interpretar su mismo papel.

Ella aprovechó la ocasión y dio el salto al otro lado del charco. Allí trabajó con lo mejor de la industria y participó en películas inolvidables como "Casablanca" o "Luz que agoniza", sin embargo hay un nombre que destaca por encima de todos: Alfred Hitchcock. Sabemos que Hitchcock era de rubias pero no se pudo resistir al talento de Ingrid Bergman. Hasta aceptó hacer un film con el que no estaba muy convencido porque se lo pidió ella. Un patinazo, porque sin duda "Atormentada" (Under Capricorn, 1949) es de lo peor de ambos. Afortunadamente en el otro lado de la balanza tenemos "Encadenados" (Notorious, 1946), de lo mejor de ambos.

La siguiente etapa viene marcada por Roberto Rossellini. El director italiano encontró en Bergman a su musa y no la dejó trabajar con nadie más. Cuando se vieron mal de dinero, lo cual era a menudo dado el cine minoritario del artista neorrealista, llevaron a "Juana de Arco" por los escenarios teatrales de toda Europa. Solo la dejó trabajar con Jean Renoir hacia el final de la relación.

La última etapa está libre de nombres y nacionalidades. Ingrid Bergman regresa a Estados Unidos de la mano de "Anastasia" y por primera vez tiene todas las puertas que quiera abiertas, tanto las europeas como las americanas. Hace cine pero también televisión. Rueda dramas, comedias, romances, misterios, etc. Es principal y hasta secundaria en alguna ocasión. Es la época más ecléctica de la actriz donde la vemos madurar y envejecer ante nuestros ojos.

Ingrid Bergman dominaba esos papeles de mujer cándida, frágil y delicada pero cuando parece abatida comienza a sacar una fuerza que nos deja atónitos. En su etapa italiana tira de una naturalidad apabullante. La primera estrella que se fue al cine independiente. Una auténtica actriz en busca del proyecto más interesante, dejando de lado los intereses de los estudios y de su propio status. A la larga la ha convertido en una pionera y actriz más admirable de su época. Los riesgos que ella tomó no los tomó nadie.

Toda este resumen nos lleva a lo realmente importante, el legado que dejó. Como no hay por dónde limitar su carrera, os presentamos nuestro top 20.

20. "Juana de Arco" (Joan of Arc, 1948) y (Giovanna d'Arco al rogo, 1954).

Ingrid Bergman soñaba con interpretar a Juana de Arco y acabó consiguiéndolo en dos ocasiones: una con Victor Fleming y otra con Roberto Rossellini. Simplemente por ello se cuela cerrando nuestra lista. Desgraciadamente no se acercan a la impecable obra maestra de Dreyer. La de Fleming es una película correcta pero muy olvidable.

 

19. "Ya no creo en el amor" (Non credo piu all'amore, La paura, 1954)

Quizás una de la colaboraciones más flojas con Rossellini y aun así un melodrama que cumple su misión, un entretenimiento que Ingrid Bergman sabe liderar.

 

18. "El extraño caso del Dr. Jekyll" (Dr. Jekyll and Mr. Hyde, 1941)

Bergman se queda con el papel que sería para Lana Turner porque quiere dejar de ser vista como una siempre buena y angelical mujer, y lo consigue con un personaje con fuerza, una mujer sin escrúpulos a la hora de conseguir lo que desea, aunque esto no la libre de temer al monstruo que esconde el Dr. Jekyll.

 

17. "Por quién doblan las campanas" (For Whom the Bell Tolls, 1943)

Quizás Ingrid Bergman no sea la imagen de española típica pero a Sam Wood no le importó. En esta adaptación de la obra de Hemingway vemos la Guerra Civil desde la experiencia de un estadounidense en las Brigadas Internacionales.

 

16. "Elena y los hombres" (Elena et les hommes, 1956)

Jean Renoir se permite el lujo de jugar con esta película con aires de opereta. Ligera y divertida, su ritmo frenético y extraño puede no adaptarse a todos los públicos.

 

15. "Intermezzo" (1936) y (1939)

Y aquí Hollywood puso los ojos en ella. La versión sueca de Gustaf Molander se adapta a Estados Unidos de la mano de Gregory Ratoff. Molander fue uno de sus mentores, su primer director de referencia. Ratoff copia la película sin arriesgar, es más una versión traducida al inglés.

 

14. "El albergue de la sexta felididad" (The inn of the sixth happiness, 1958)

Bergman se mete en la piel de una mujer que bien podría ser ella, independiente y con carácter, sin importar que piensen los demás su personaje se marcha a realizar labores humanitarias y salvar cientos de vidas de niños inocentes.

 

13. "Asesinato en el Orient Express" (Murder on the Orient Express, 1974)

Albert Finney, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Sean Connery, Anthony Perkins, Vanessa Redgrave, Jacqueline Bisset, Richard Widmark... y una novela de Agatha Christie. Todo esto unido a la dirección de Sidney Lumet convierten a este título en una obligación. Tercer y último Oscar para Ingrid Bergman por su personaje secundario.

 

12. "Anastasia" (id, 1956)

La reconciliación entre Hollywood y la actriz llega de la mano de Anatole Litvak. Interpretando la famosa historia de la Romanov desaparecida, Ingrid Bergman se alza con su segundo Oscar. Curiosamente en la misma gala su compañero Yul Brynner ganaba la estatuilla pero por "El rey y yo".

 

11. "No me digas adiós" (Goodbye again, 1961)

De nuevo Anatole Litvak, Un desconocido drama romántico que plantea un tema poco visto en la época, la diferencia de edad. Película sólida y distinta. Su mayor baza está en que es imprevisible, se mueve en un terreno casi inexplorado.

 

10. "Flor de cactus" (Cactus flower, 1969)

Gene Sacks era casi un principiante en la comedia que se supo rodear de grandes actores, apoyar sobre un buen guion y darle un toque distintivo a sus comedias. Y sí, digo comedias. Bergman no tuvo muchas oportunidades de probar este género y a la vista está que fue una pena.

 

9. "Recuerda" (Spellbound, 1945)

Primera colaboración con uno de sus directores de referencia en Estados Unidos, Alfred Hitchcock. Con una temática ya desfasada, el psicoanálisis, la película sigue manteniéndose por el buen hacer de su director, la química de sus actores y la ya inolvidable participación de Dalí.

 

8. "Indiscreta" (Indiscreet, 1958)

Stanley Donen dirige una bonita y madura cinta romántica en la que Bergman vuelve a coindir con Cary Grant. Ambos están encantadores. La película se mueve entre la comedia y el drama ligero. Su principal reclamo son ellos dos pero la cinta termina mereciendo la pena.

 

7. "Luz que agoniza" (Gaslight, 1944)

Una de las mejores actrices con uno de los mejores directores de actrices, George Cukor. Drama y hasta thriller psicológico. Charles Boyer hiela la sangre, Ingrid Bergman nos transmite una ansiedad que atrapa al espectador. Primer Oscar para la actriz, inapelable.

 

6. "Sonata de otoño" (Höstsonaten, 1978)

Cuando Ingmar por fin encontró a Ingrid. Los dos grandes Bergman del cine sueco por fin juntos. Cara a cara desgarrador entre Liv Ullmann e Ingrid Bergman. Séptima y última nominación al Oscar para la actriz por una película injustamente relegada a un segundo plano. Soberbia.

 

5. "Stromboli, tierra de Dios" (Stromboli, terra di Dio, 1950)

«Querido M. Rossellini, he visto sus películas ‘‘Roma, ciudad abierta’’ y ‘‘Paisá’’ y me han gustado mucho. Si necesita una actriz sueca que habla muy bien inglés, que no ha olvidado su alemán, a la que no se entiende mucho en francés y que en italiano solo sabe decir ‘‘ti amo’’, entonces estoy lista para hacer una película con usted». Así nace la asfixiante y fascinante historia en una pequeña isla del Mediterráneo.

 

4. "Casablanca" (id, 1942)

"He hecho muchas películas que fueron más importantes, pero lo único de lo que la gente siempre quiere hablar es de esa con Bogart ". La frustración de Bergman es completamente comprensible pero lo cierto es que, lo queramos o no, "Casablanca" es historia del cine.

 

3. "Europa '51" (id, 1952)

Rossellini utiliza a Bergman para ir azotando capa a capa todos los estratos de la Italia de postguerra. Ella, una mujer de alta sociedad que empieza a ver la vida con otros ojos. Su viaje es toda una epopeya dirigida e interpretada con maestría.

 

2. "Encadenados" (Notorious, 1946)

Una de las mejores obras de Hitchcock, de la filmografía de Cary Grant y de la propia Bergman. El autor de esta fotografía no sabía la importancia histórica del plano que se estaba grabando. Película redonda por la que no pasa el tiempo.

 

1. "Te querré siempre" (Viaggio in Italia, 1954)

Casi cualquier película de la última media docena podría estar en este puesto pero las entrañas, corazón, recuerdo o instinto me dice que sea ésta. El cine de Rossellini conjuga aquí muchas de sus virtudes en la que a priori puede parecer la trama menos ambiciosa: un matrimonio inglés en crisis viaja a Italia en vacaciones. Quizás ahí reside su grandeza.