Notice: Trying to get property of non-object in /home/clasicos/www/components/com_content/router.php on line 49
Clasicosis - Clasicosis

Clasicosis


Notice: Trying to get property of non-object in /home/clasicos/www/components/com_content/router.php on line 49
Artículos

Aniversario de Clasicosis: Una oportunidad para reivindicar clásicos olvidados I.

Hoy estamos de aniversario, hace ya tres años que nuestro periplo por la red comenzó. Para celebrar esta fecha, qué mejor que tener a tres estandartes del cine clásico como Cary Grant, Alfred Hitchcock e Ingrid Bergman compartiendo un poco de tarta con nosotros.

Pero no acaba ahí el festejo, mi compañero Mr. Kaplan y yo hemos decidido recuperar una serie de títulos que creemos que merecen más reconocimiento. Para medir la popularidad de cada film hemos recurrido a la web Filmaffinity y puesto el listón en, como máximo, 3.000 votos. Nuestra intención es rescatar cintas que puedan llegar al gran público, películas que tuvieron cierto reconocimiento en su momento o directores o intérpretes de sobra conocidos pero que el paso de los años las han relegado al más puro ostracismo. No queremos centrarnos en rarezas o cine de corte más experimental sino reflejar la de buen cine que se queda por el camino simplemente por el paso de los años.

En esta entrada voy a centrarme en films de producción estadounidense, en unas horas mi compañero Mr. Kaplan nos ofrecerá la versión Off Hollywood del mismo. La lista está confeccionada en función del número de votos a día de hoy, de menos a más.

1. "Kid Galahad" (id, 1937).

El boxeo fue, hoy en día no estoy seguro de ello, un deporte con una gran legión de aficionados, cosa que aprovecharon algunos para ganar dinero a costa de ello, con combates amañados y apuestas que contenían muchos ceros. Pues Kid Galahad, además de contarnos una historia que contiene todo esto, tiene también un trío amoroso y una de las relaciones de amistad más puras que se puedan ver, todo ello con Edward G. Robinson, Humphrey Bogart y la enorme Bette Davis.

2. "Sin remisión" (Caged, 1950).

El cine clásico puede pecar de no reflejar de una manera realista a las mujeres de la época. Hubo grandísimas villanas o ejemplos a seguir pero John Cromwell consigue mostrarnos la dura evolución de una mujer que con tan sólo 19 años entra en prisión. Eleanor Parker obtuvo una nominación al Oscar por una memorable actuación, la mejor de su carrera y sólo al alcance de unas pocas actrices. Un drama carcelario que aunque con sus licencias para la ficción, pretende enseñarnos la dureza de ese mundo y hacernos reflexionar.

3. "Brigada 21" (Detective story, 1951).

Curiosamente volvemos a encontrarnos con Eleanor Parker, esta vez en un papel menor pero por el que también consiguió una nominación al Oscar. En esta ocasión es uno de los mejores directores clásicos, William Wyler, quien está detrás de la cámara y Kirk Douglas, un actor que llena la pantalla, quien está al frente. Un día ordinario en la vida de un policía ordinario que torna hasta convertirse en un magnífico film.

4. "Dejad paso al mañana" (Make way for tomorrow, 1937).

En 1937, Leo McCarey recogió su Oscar por "La pícara puritana" y dijo "Gracias, pero me han premiado por la película equivocada". No podía tener más razón. La premiada es una fantástica screwball pero esta película es una auténtica joya. Un anciano matrimonio tiene pasar a vivir separados, cada uno con un hijo distinto. Este reflejo de cómo la sociedad trata a la gente mayor no deja de ser certero, algo descorazonador y sobre todo muy emotivo. Como dijo Orson Welles "haría llorar a una piedra".

5. "The thin man" (The thin man, 1934).

Myrna Loy y William Powell son una de las parejas más emblemáticas de la comedia de los años 30. Por separado ambos tenían un talento para el humor más que contrastado pero cuando se unían el listón para el resto de parejas se subía a las nubes. Para sacar partido a esta química no hay nada mejor que la saga cómica y detectivesca de "The thin man". Seis films que, aunque no mantienen todos el mismo nivel, se pueden disfrutar una y otra vez. Misteriosos asesinatos, decenas de personajes y sobre todo mucho alcohol eclosionan en cada una de estas películas.

6. "Una mujer para dos" (Design for living, 1933).

Es increíble que en una lista así se cuele una de las comedias más impactantes del maestro Ernst Lubitsch. El film protagonizado por Gary Cooper, Miriam Hopkins y Fredric March se salvó de la censura por unos meses. Por si el talento de Lubitsch no era suficiente, firma el guion uno de los mejores: Ben Hetch. Esta historia de amor entre tres desprende un descaro y una frescura muy poco vista en este cine.

7. "La herencia del viento" (Inherit the Wind, 1960).

No entiendo como una película como ésta tenga que estar en una lista de "reivindicaciones", tan solo con contar en su elenco con tres grandes del cine, como son Gene Kelly, Fredric March y Spencer Tracy ya debería de tener algo más de fama, sobre todo los dos últimos nos regalan uno de los duelos interpretativos más intensos que recuerde. Pero además hay otro duelo, el que narra esta cinta judicial, el eterno enfrentamiento entre religión o ciencia.

8. "Incidente en Ox-Bow" (The Ox-Bow Incident, 1943).

Confieso que me duele ver aquí a uno de mis tres westerns favoritos. Este film es mucho más que una cinta del Oeste. Es un ensayo sobre la justicia. Durante la ausencia del sheriff ocurre un asesinato, los habitantes del pueblo se ponen manos a la obra en buscar y juzgar a los presuntos culpables. Henry Fonda vuelve a ser un adalid del sentido común. William A. Wellman firma un interesante western con aire noir y tono humanista.

9. "El delator" (The informer, 1935).

Con cuatro estatuillas fue la gran triunfadora de la entrega de los Premios Oscar de 1936, pero le faltó alzarse con el preciado premio para la mejor película. Pero eso no tiene importancia, porque estamos ante un intenso drama que se mueve debido a una traición, en todo momento seguimos al traidor, un hombre rudo pero con buen corazón que tiene que vivir con el peso de sus actos, y a veces este peso es demasiado. John Ford fue el encargado de dejarnos este film, así que otro aliciente para reivindicarla un poco más.

10. "Esta tierra es mía" (This land is mine, 1943).

Jean Renoir trabajó en Estados Unidos durante gran parte de la II Guerra Mundial. El director galo, en pleno asedio nazi a Reino Unido, realizó uno de los films más inspiradores con los que nos podemos topar. Charles Laughton era un actor camaleónico, aquí interpreta a un temeroso hijo de mamá que trabaja como maestro de escuela. Estamos ante una de esas películas con discurso que nos levanta del asiento nos hace querer aplaudir.

 

Hasta aquí llega nuestra primera tanda de reivindicaciones. Esperamos que nos dejéis vuestras impresiones, si las habéis visto todas o no, cuáles os tientan más, etc. Al fin y al cabo, sin los que estáis al otro lado no llegaríamos a cumplir años.