Clasicosis


Notice: Trying to get property of non-object in /home/clasicos/www/components/com_content/router.php on line 49
Artículos

Cine Clásico: 'Un gángster para un milagro' Inventando una vida.

- ¡Es como un cocodrilo convertido en una mariposa!

Ficha: Un gángster para un milagro.

Hablar de Frank Capra es hacerlo de todo un icono del cine clásico, su carrera está llena de grandes títulos, quizás sobre todo destaquen algunas de sus espléndidas comedias, género en el que triunfó y dirigió a grandes estrellas del séptimo arte. Hoy os traigo la que fue la última película que dirigió, 'Un gángster para un milagro' (Pocketful of Miracles, 1961), que, curiosamente, fue un remake de uno de sus títulos anteriores, 'Dama por un día'.

Annie (Bette Davis), es una mendigo que vende manzanas por las calles de Nueva York. Dave (Glenn Ford) es un contrabandista que cree que las manzanas de Annie le traen suerte en sus negocios. Pero Dave y novia Queenie Martin (Hope Lange) necesitan mucho más que suerte, cuando resulta que Annie entra en una recaída con el alcohol y sólo ellos pueden ayudar: la hija de Annie, Louise (Ann-Margret), que ha vivido toda su vida en un convento español, está llegando a América con un conde y su hijo. El hijo del conde quiere casarse con Louise, que piensa que su madre es parte de la alta sociedad de Nueva York. Todo depende de Dave y Queenie y sus compinches para convertir Annie en una dama y convencer al conde y su hijo que se codea con la elite de Nueva York.

Aunque con algún que otro tinte dramático, Frank Capra no podía despedirse del mundo del cine que con una magnífica comedia. Era una historia que ya conocía, ya que como dije al principio, ya había realizado una versión de esta historia. La cinta nos cuenta una historia en una frontera donde colapsan varias clases sociales en una gran ciudad como es la de Nueva York. Por un lado tenemos a los vagabundos, representados por la genial Apple Annien, ellos son los que manejan los bajos fondos de la gran manzana, cada uno especializados en una forma de hacerlo. Por otro lado tenemos un bando criminal, donde una contrabandista intenta hacerse cada vez más grande y para ello, debido a su supersticiones, necesita una manzana cada vez que vaya a dar un gran paso. Y por último, está la clase alta, que llega desde España con el conde y el hijo. Todas estas partes convivirán de la mejor forma posible regalándonos momentos dramáticos, pero sobre todo divertidos.

El elenco que podemos ver en la cinta es esplendido, encabezado por dos grandes figuras como fueron Bette Davis y Glenn Ford. La primera nos regala una magnífica actuación dentro de la piel de la humilde vendedora ambulante de manzanas. El segundo es un hombre que creció en la calles y que con el tiempo se ha endurecido, pero en el fondo sigue teniendo su corazón y no olvida de donde proviene.  Entre los actores secundarios hay tres nombres que hacen que el film sea mucho más divertidos, estos son Peter Falk, Thomas Mitchell y Edward Everett Horton. El primero, archiconocido por su papel del detective Colombo, interpreta a uno de los secuaces del contrabandista, con un carácter muy fuerte y poca paciencia, parece que siempre está enfadado con todo el mundo. El segundo se mete el papel del elegido para hacerse pasar como esposo de Annie, pero en realidad es un timador muy habilidoso en el billar. El último de ellos, como siempre, está realmente divertido en su papel del viejo mayordomo, un hombre que se ve envuelto en toda esta historia sin saber cómo.

Pese a que no es necesario reivindicar esta película, ya que los nombres que se pueden ver en los títulos de créditos son más que necesarios para que la película haya pasado a la historia, es una comedia altamente recomendable, con un excelente guión que hace pasar un rato agradable frente a la pantalla.