Clasicosis

Artículos

Cine clásico: ‘¿Vencedores o vencidos? ‘que cada uno juzgue.

-¿Cree usted que somos así?, ¿Cree que sabíamos todas esas cosas?, ¿Cree usted que deseábamos la muerte de mujeres y niños?, ¿lo cree usted?


Ficha: ¿Vencedores o vencidos?

Vuelvo de nuevo a la Segunda Guerra Mundial, bueno no exactamente, este film en cuestión no está ambientado en la época del conflicto, sino tres años después de este, aunque el motivo que mueve la historia son las atrocidades ocurridas durante la guerra. Durante esos años próximos a todos los acontecimientos ocurridos en Europa, se dieron una serie de juicios cuya iniciativa la tomaron el bando de los aliados, para determinar la participación de algunas personas del partido nacionalista en  las medidas que se llevaron durante la ocupación nazi y determinar la posterior condena.
En 1948 el juez Dan Haywood (Spencer Tracy) con otros jueces americanos, se disponen a presidir el estrado ante el proceso de buscar un veredicto para cuatro jueces alemanes a los que se les acusa de provocar una limpieza étnica y la esterilización médica de miles de personas.

Aunque Stanley Kramer tiene otros grandes títulos en su filmografía como director como pueden ser ‘Fugitivos’ o ‘La herencia del viento’, posiblemente sea esta película la más famosa de toda su carrera, y pese a que a mí me ha encantado, no ha sido por la dirección ya que tiene algunos movimientos de cámara, sobre todos algunos zoom, que en mi opinión no quedaban muy bien estéticamente, pero claro yo no soy director y hay pocas localizaciones el film.


Si por algo esta película es tan grande, obviando sus tres horas de duración, es por su historia de gran interés, pero sobre todo por los actores que dan vida a los personajes, un film lleno de estrellas. Empezando por el ya nombrado Spencer Tracy que se mete en el papel en un juez retirado, que vuelve a ponerse la toga e intenta comprender toda la situación que ha vivido Europa durante una gran etapa. En el lado contrario está Burt Lancaster, como uno de los jueces alemanes acusados, que pese a sus pocas intervenciones habladas, con tan solo su mirada ya transmite dolor y culpabilidad.


Por otro lado están los abogados, por el bando aliado Richard Widmark interpretando al coronel Lawson, la persona que intenta mostrar la culpabilidad de los jueces alemanes por encima de cualquier cosa, solo quiere que paguen por las atrocidades cometidas. Y por el bando alemán, que no nazi, Maximilian Schell interpreta al abogado alemán, que sobre todo quiere que el mundo se dé cuenta, que todo el pueblo alemán no sabían todas las actividades que se daban en el tercer Reich.


Para terminar, nombra otros tres actores con menor participación que llenan la pantalla de calidad cada vez que parecen. La primera es Marlene Dietrich, que interpreta a una ciudadana alemana que entabla una bonita amistad con el juez Haywood, haciéndole ver que no todos los alemanes son malos. La segunda es una irreconocible, en el momento que vi la película, Judy Garland, interpreta a una testigo en el juicio. Pero la mejor intervención en todo el film me parece que le pertenece a Montgomery Clift, un actor que nunca me ha gustado mucho por su constante expresión de atormentado, pero que en esta ocasión hace juego con su personajes, además de llenar su interpretación de fuerza en los gestos y en sus expresiones.

Pese a su larga duración, creo que es un film que merece la pena ver, ya que veremos una parte la historia de la Segunda Guerra Mundial muy interesante, el film te llena de ideas de cómo fue aquella situación para algunos ciudadanos. Pero además, merece la pena gastar tres horas de tu vida en ver a este elenco hacer lo que mejor hacen, interpretar.